¡Se tambalea el gobierno de Nicolas maduro!

0
1746

La protesta denominada “Mujeres Resteadas”, que bloqueó este domingo la principal arteria vial de Caracas y que fue liderada por Lilian Tintori, esposa del opositor encarcelado Leopoldo López, junto con otras representantes del antichavismo como la exdiputada María Corina Machado y la alcaldesa del municipio San Cristóbal (oeste del país), Patricia de Ceballos, han puesto a tambalear al gobierno chavista de Nicolás Maduro.

Las mujeres venezolanas se apoyan en lo dispuesto en el artículo 350 de la Carta Magna venezolana en el que se establece que: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.

Pero la cosa no queda ahí. Los protestantes están haciendo llamados a las Fuerzas Armadas de Venezuela a las que están exhortando a ” cumplir y hacer cumplir la ley” “Les recordamos a los ciudadanos militares que su único deber es servir con exclusividad a la nación y no a un proyecto político” En cualquier país del mundo una manifestación  de esa naturaleza es la antesala de una debacle política que fácilmente podría conducir a Venezuela al derrocamiento de Nicolás maduro y al fin del chavismo en esa nación.

Paralelamente los manifestantes que planean “tomarse” Venezuela el próximo miércoles, están exigiendo a la Organización de Estados Americanos que aplique “de inmediato” la Carta Democrática Interamericana contra el régimen de Venezuela.

El gobierno de Nicolás dejó sin efecto el procedimiento de revocatoria contemplado en la constitución a sabiendas de que eso significaría un  enfrentamiento de resultados imprevisibles con la población que , ojalá, no tengamos que lamentar en América Latina.

Los presidente no deben ofrecer lo que después no quieren cumplir. Lo que enfrenta Maduro en Venezuela es el resultado clásico de la demagogia política y las medidas populistas con las que los gobiernos de izquierda tratan de ocultar sus verdaderos objetivos de control “total” del aparato del Estado.

Los militares no deben ignorar que ellos están al servicio de la nación y no al de un proyecto político en particular y que asumir una posición contraria es contrario a cualquier ideal democrático de los pueblos.

De la Organización de Estados Americanos OEA, no sabemos lo que podamos esperar, de los políticos organizados en partidos tampoco. De lo que sí podemos estar seguros es que, cuando pueblo organizado en movimiento de protesta se levanta contra el Poder, los dictadores llevan las de perder.

El gobierno chavista de Nicolás Maduro en Venezuela, se tambalea, no tenemos duda alguna de eso. Solo es cosa de esperar a ver quién o quiénes le siguen en su caída.