Disidentes son arrestados en Cuba para evitar que hablen con el Papa

0
706

La Homilía del Papa durante su primera misa en la Habana, Cuba, no fue lo que esperaban los disidentes que conforman la oposición política en Cuba. El Santo Padre omitió todo tipo de expresiones que se refirieran a la situación actual por la que atraviesa el país caribeño.

Ni la disidencia organizada ni el grupo de las damas de blanco que representan la oposición política en Cuba, pudieron acercarse al Papa en su segundo día de visita a la Isla, por el contrario, muchos de ellos fueron arrestados por las autoridades cubanas a través de sus grupos de choque conocidas como “brigadas de respuesta rápida”

El líder de la llamada Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, denunció la detención de 31 opositores que pretendían llegar hasta la Plaza de la Revolución donde Su Santidad ofició la primera de las misas que dirá durante su estadía de casi tres días en Cuba.

Inclusive la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, estuvo a punto de ser reprimida cuando fue confundida con una de las “damas de blanco” que conforman la oposición en Cuba. Fernández, fue la única dama de blanco a la que se permitió acercarse a Francisco.

La disidencia de Cuba esperaba que por lo menos que el Papa se refiriera al bloqueo de los Estados Unidos hacia Cuba pero también al régimen de libertades en la Isla.

La prensa internacional calificó la homilía como sermón sin ninguna referencia, ni explicita ni implícita sobre lo que ocurre en Cuba. “Fue un sermón en el que un pastor pidió a sus fieles que sirvan a las personas y no a las ideologías” relató a la prensa uno de los disidentes.

“La importancia de un pueblo, de una nación, la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve a la fragilidad de sus hermanos. El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas”, fue lo más cercano a la expectativa de la oposición cubana que mencionó el Papa.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, descartó que esa fuera la intención del Papa Francisco y dejó entrever que existía la posibilidad de que en forma privada se podría reunir con esos sectores de la población cubana.

Lombardi dijo a los periodistas que “no todo en la visita del Papa son discursos públicos, también hay asuntos que se tratan en privado”, dando a entender que Jorge Mario Bergoglio sí estaría mediando a favor de la oposición pero lejos de los medios y la polémica.

De hecho, al concluir la misa, el cardenal Jaime Lucas Ortega, arzobispo de la Habana, no solo agradeció al Papa sus gestiones a favor del acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, sino también su impulso para la superación de las disputas internas. “Para alcanzar”, dijo, “en espíritu cristiano de perdón y misericordia, la anhelada reconciliación entre todos los cubanos, los que vivimos en Cuba o fuera de Cuba”