Agradable velada en el Bistró San Lorenzo

0
880

Por recomendación de unos buenos amigos, decidí visitar el Bistró San Lorenzo, ubicado en las instalaciones del Museo Nacional de Antropología “David J. Guzmán”; el Bistró opera independientemente del museo y está abierto de lunes a sábado, desde las 10:00 de la mañana hasta las 10:00 de la noche.

110215-local-bistro

El lugar es moderadamente elegante, adornado con una mezcla agradable de colores, la mantelería luce impecable y los meseros visten acordes al lugar; mi acompañante y yo ordenamos como entradas: Brusquetías y Champiñones Rellenos, y como platos principales: Filet Mignon y Pasta con camarones al ajo. Decidimos compartir nuestros platos de tal manera que pudiéramos probar de todo lo ordenado.

Las Brusquetías fue lo primero que llegó a nuestra mesa; son seis rebanadas de pan baguete con queso mozarela, coronado con una rebanada de tomate y sazonada con un pesto de albahaca. Las tostadas estaban bien preparadas; la combinación: un clásico de la cocina italiana; el pan podría mejorar. En el balance, la entrada es buena.

110215-tomates-san-lorenzo

Inmediatamente después nos sirvieron los Champiñones Rellenos; eran seis hongos rellenos de queso crema con una especie de miga de pan y pasados por el horno hasta gratinarse. El plato en una sola palabra es delicioso, los hongos en su punto y el queso les daba un toque de sabor que, si bien es cierto se presentaba plenamente, dejaba oportunidad para saborear el sutil dulce de los hongos frescos.

110215-fetuccine-san-lorenzo

Después de un tiempo que nos pareció optimo entre los entremeses y el plato fuerte, recibimos nuestra orden principal. La Pasta con Camarones al Ajo es un plato de linguinis con salsa blanca mezclado con camarones pequeños, una porción de buen tamaño; la presentación un poco plana, pero en definitiva un buen plato, la pasta al dente y los camarones en un excelente punto de cocción.

110215-carne-san-lorenzo

El Filet Mignon consistió en dos medallones de lomo de res, más o menos de tres onzas cada uno, rodeados con tocino, coronados con una salsa de hongos (pensaría que porcini) en vino tinto, que acompañamos con vegetales al vapor y ensalada fresca; la carne suave, la salsa bien preparada, de esos platos que al terminarlos te dejan buscando más.

La relación precio-beneficio es razonable, la presentación de los platos descuida los detalles ya que es fácil encontrar gotas de salsa desparramadas o pequeñas astilladuras en la loza; sin embargo, la sazón es indiscutiblemente excelente y el cuidado en el término de cocción muy bueno. Así que nos retiramos del Bistró San Lorenzo invitados a volver.

Red Fork otorga cinco Tenedores Rojos a su experiencia en el Bistró San Lorenzo.