Vecinos de Tecoluca reportan que «no paran de volar helicópteros al penal» (CECOT)

Se presume que el movimiento de pandilleros a la máxima prisión del país inició la semana pasada

0
770

Personas que viven en los alrededores del Centro de Confinamiento para Terroristas (CECOT), en Tecoluca, San Vicente, recientemente inaugurado por Nayib Bukele, reportaron a periodistas de la agencia noticiosa de la Gran Bretaña, BBC, que «Desde que vino el presidente, no paran de volar helicópteros al penal».

Residentes de la Vía del Tren y de la colonia El Milagro explican el miedo y preocupación al estar cerca del CECOT, «da miedo», dijo una residente de la zona a BBC y afirma que un aire frío invade toda la estructura.

«Desde el día en que vino el presidente, en la noche y en la madrugada no paran de volar helicópteros al penal», relata otra residente del lugar. Los vecinos están convencidos de que en esos vuelos se ha comenzado a transportar a los primeros reclusos de alta peligrosidad.

Asimismo, los vecinos se quejan de revisiones y cateos por parte de las autoridades en las áreas habitacionales de la zona en búsqueda de posible movimiento de familiares de pandilleros o informantes que podrían moverse al lugar para residir en las casas que circundan los terrenos del penal.

Algunos vecinos también se quejan del hecho de que se haya interrumpido la señal de internet en la zona. El bloqueo de las comunicaciones telefónicas es una medida que se ha tomado también en otras prisiones del país para evitar que los reclusos tengan algún tipo de contacto con el exterior, y viceversa.

El bloqueo se extiende al menos 1,5 km desde los muros perimetrales de la megacárcel. A unos 200 m es imposible realizar una llamada o conectarse a internet.

Hasta la semana en que fue anunciada la finalización de la construcción, los residentes de la colonia El Milagro -la más extensa de la zona, donde viven 111 familias- permanecían ajenos a cualquier consecuencia, más allá de la incertidumbre por la cercanía de la prisión y el incremento de la seguridad en esta área. Sin embargo, el bloqueo los ha dejado parcialmente incomunicados.

Esto ha afectado fundamentalmente a los niños y adolescentes de la escuela local, beneficiados por el programa de gobierno que entrega una tableta o computadora portátil a los estudiantes del sistema público para que realicen sus tareas, y que ahora no pueden conectarse a internet.

«Lo que nos dicen es que el gobierno ha pedido un bloqueo para la zona», señala uno de los líderes de la comunidad. «A la Policía también le hemos comentado y nos dicen que las cosas son así porque vivimos cerca de la cárcel», afirma.

Se desconoce si algún juez de Vigilancia Penitenciaria ha autoriza algún traslado de prisioneros, ya que de no ser así, los traslados serian ilegales de acuerdo a las leyes salvadoreñas.

En la megacárcel se recluirán a parte de los más de 63.000 supuestos miembros de pandillas arrestados durante el régimen de excepción decretado en marzo del año pasado.

Esta medida ha logrado unos mínimos históricos en la tasa de homicidios en medio de denuncias de arrestos arbitrarios, desapariciones forzadas, torturas e incluso muertes en prisión.