Scott Kelly, el Astronauta que regresó a la Tierra después de un año en el espacio

0
675

El cosmonauta ruso Mikhail Kornienko y el estadounidense Scott Kelly regresaron este miércoles a la Tierra a bordo de la nave Soyuz TMA-18M tras permanecer en la Estación Espacial Internacional (EEI) casi un año, una larga misión precursora de los viajes interplanetarios.

Junto con los participantes en la expedición de mayor duración jamás llevada a cabo en la plataforma espacial (340 días) retornó a la Tierra el cosmonauta ruso Sergey Volkov, quien estuvo en el espacio un total de 182 días.

Tal y como estaba previsto, el módulo de descenso aterrizó en las estepas de la centroasiática Kazajistán, pocas horas después de separarse del ingenio orbital.

Doce helicópteros Mi-8, cuatro aviones, una veintena de todoterrenos y cerca de 200 militares participaron en las labores de seguimiento del descenso de la cápsula y luego en la evacuación de sus tripulantes, informó Roscosmos, la agencia espacial de Rusia.

Inicialmente se anunció que los viajeros espaciales saldrían por su propio pie de la nave, en un simulacro de lo que podría ser un desembarco en Marte. Sin embargo, los 3 ocupantes del módulo de descenso fueron asistidos para bajar a tierra.

“Me siento muy bien. Un buen baño ruso y puedo volver a volar al espacio”, dijo sonriente Kornienko ante las cámaras, cuando era acomodado en la butaca en la que fue trasladado —al igual que sus compañeros de misión— a una enfermería habilitada en la estepa para pasar los primeros reconocimiento médicos.

Un portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales confirmó a la agencia oficial rusa RIA Novosti que el estado de salud de los tres tripulantes de la Soyuz es “satisfactorio”.

Desde el lugar del aterrizaje, los cosmonautas fueron trasladados a la ciudad kazaja de Zheskazgán, desde donde Kornienko y Volkov volarán a la Ciudad de la Estrellas, en las afueras de Moscú, y Scott Kelly, de regreso a Estados Unidos.

El astronauta de la NASA es el primer estadounidense que realiza un vuelo espacial de tanta duración.

El récord absoluto pertenece al cosmonauta ruso Valeri Poliakov, que permaneció 437 días a bordo de la estación espacial Mir, odisea efectuada entre enero de 1994 y marzo de 1995.

El objetivo de la expedición anual a la EEI es comprobar los efectos de los vuelos de larga duración en el organismo humano con la vista puesta en los viajes interplanetarios.

La NASA tiene intención de comparar los cambios físicos y psicológicos experimentados en el cuerpo de Scott Kelly con los resultados de los análisis realizados a su hermano gemelo, Mark, un astronauta retirado.