Repunte de bonos salvadoreños atrae a inversionistas

El Salvador enfrenta a futuro una serie de problemas que incluyen reservas limitadas de dólares y acceso a mercados de capitales globales

0
404

El presidente Nayib Bukele atemorizó a buena parte de Wall Street al abrazar el bitcoin (XBT). Sin embargo, dos años después, el auge de los bonos que supervisa está resultando excesivamente lucrativo como para resistirlo.

La espectacular rentabilidad del 70% la mejor del 2023 entre la renta fija en dólares de los mercados emergentes, está captando a inversionistas que anteriormente se mostraban prudentes o que evitaban totalmente estos valores. JPMorgan Chase & Co (JPM), Eaton Vance y PGIM Fixed Income están entre los que han recomendado o adquirido esta deuda, confiando en que continuará su escalada.

Ben Ramsey, Nishant Poojary y Gorka Lalaguna, estrategas de investigación de JPMorgan, señalaron en una nota del mes de julio que “si bien nos hemos perdido una parte importante del rally, creemos que sigue existiendo valor a lo largo de la curva salvadoreña”, sobreponderando así la deuda. “Hay lugar para que este crédito continúe superándose”.

Con este optimismo, Bukele ha conseguido la confianza tanto de los gestores del dinero como de sus homólogos latinoamericanos, cuando muchos lo consideraban un rebelde antisistema. Su postura de línea dura contra las pandillas, con la que ha disminuido drásticamente la delincuencia dentro del país, está ejerciendo influencia sobre las políticas regionales. Además, su empeño en pagar a los titulares de bonos le ha hecho favorito entre los inversionistas de los mercados emergentes.

Si bien persisten las preocupaciones sobre los presuntos abusos contra los derechos humanos y su obsesión con bitcoin, que adoptó como moneda oficial en 2021, Bukele ha mitigado los peores temores del mercado de bonos al diseñar dos recompras de deuda, contratar a un exveterano del Fondo Monetario Internacional como asesor y pagar US$800 millones en bonos.

El rendimiento adicional que exigen los inversionistas para mantener bonos soberanos salvadoreños sobre bonos del Tesoro estadounidenses similares se ha reducido a más de la mitad en el último año. Los bonos con vencimiento en 2035 y posteriores se negocian por debajo del umbral de 10 puntos porcentuales para ser considerados en dificultades.

El rendimiento de los bonos del país se compara con un rendimiento promedio del 6,6% en un índice de países en desarrollo.

“La historia sigue siendo positiva en las cuentas fiscales y Bukele ha seguido siendo muy consistente en señalar a los tenedores de bonos que se toma en serio el pago de la deuda”, dijo Zulfi Ali, gerente de cartera de PGIM.

El repunte de los bonos en dólares de El Salvador sigue atrayendo a los inversores

Además de JPMorgan, Eaton Vance y PGIM, Lord Abbett & Co LLC, Neuberger Berman Group LLC y UBS Group AG (UBS) sumaron la deuda desde abril, según datos recopilados por Bloomberg.

“El Salvador se ha beneficiado de una gestión proactiva y prudente de su balance, incluida una recompra de deuda durante la segunda mitad de 2022 y una importante reforma de las pensiones”, dijo Mila Skulkina, administradora de fondos de Lord Abbett.

Para Shamaila Khan, jefa de mercados emergentes y Asia Pacífico de UBS Asset Management Americas Inc., el mercado estaba sobrevaluando el riesgo de incumplimientos futuros.

“La combinación de políticas fue mucho más favorable e implicó que los riesgos de incumplimiento en los próximos meses y posiblemente años no sean tan altos como los que se cotizaron en el mercado”, dijo Khan.

Aún así, para algunos inversionistas, El Salvador sigue siendo una operación de alto riesgo, especialmente a partir de 2027, cuando la nación enfrenta un gran muro de madurez. El gobierno no tiene mucha libertad en su plan de financiación y puede tener dificultades para navegar si el mercado se vuelve más negativo en los activos de riesgo, dijo Katrina Butt, economista sénior de AllianceBernstein en Nueva York.

Las notas con vencimiento en 2027, 2029 y 2032 aún se negocian a niveles de dificultad.

Debido a los riesgos a mediano y largo plazo, Claudia Calich, directora de deuda de mercados emergentes de M&G Investments, se ha mantenido neutral en el crédito.

Incluso si el país logra superar los próximos dos años, enfrenta una serie de problemas que incluyen reservas limitadas de dólares y dudas sobre si puede acceder a los mercados de capitales globales.

“Eventualmente, tendríamos que hablar no solo de una situación de liquidez, sino que también tendríamos que abordar una buena formulación de políticas”, dijo Calich. “En última instancia, el país deberá comenzar a depender nuevamente de los mercados externos”.

Con información de Bloomberg