Piden a Fiscal Meléndez investigar divulgación de información “reservada”

0
1135

La presidenta de la Fundación Mujer Legal, Silvia Bonilla, pidió hoy al Fiscal Douglas Meléndez, que investigue  supuesta falta al deber ético periodístico de la revista Factum, por revelar información  declarada con reserva total por el Juzgado Primero de Paz de Santa Tecla.

El caso al que se refiere la abogada Bonilla es el de los detenidos por el delito de remuneración por actos sexuales o eróticos con menores de edad, locutor Maximiliano González “El Gordo Max”, Ernesto Regalado, Luis Alonso Marroquín y Salvador Enrique García.

Según la denunciante, la revista Factum habría publicado un reportaje con el nombre “La triste historia de Natalia y sus verdugos desalmados”, cuya autoría se la atribuyó el periodista Héctor Silva, y en el que devela información reservada por ordenel Juez que conoce del juicio. Héctor Silva es uno de los propietarios de la Revista digital Factum.com

La presidenta de la Fundación Mujer Legal, asegura que dicha publicación ha cometido desacato a la reserva declarada por el juez de Santa Tecla violando asímismo la Ley Lepina, el Código Penal, la Constitución de la República, Convenios y Tratados internacionales que protegen a los menores, así como la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, entre otras.

“Después de la revelación ilegal, ilegítima y antiética por la revista Factum, se pone en latente peligro a la víctima o víctimas, que han sido aparentemente explotadas y que confiaron en la Fiscalía General de la República y todo el aparataje del sistema de justicia”, dice la abogada Bonilla en su denuncia a la FGR.

“Le tomamos la palabra” dice la demandante al Fiscal General de la República, recordando que este ha manifestado su decisión de “luchar contra todo tipo de agresión sexual contra niños, niñas y adolescentes”, en el país.

Además, la abogada pide al fiscal Meléndez que investigue la forma en que Factum obtuvo la información reservada por el Juez, ya que la misma pone en riesgo la identidad y hasta la vida de las víctimas.