Pandilleros de la MS y Barrio 18 llenan “vacantes” en la mafia rusa

0
1464

BBC Mundo publica en su edición del viernes un extenso y bien documentado reportaje sobre las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18, calificándola como la “la primera pandilla transnacional” que se ha ido expandiendo, además de los Estados Unidos de Norteamérica, en Milan, Italia y Canadá.

Fuentes cercanas a la Real Policía Montada del Canadá (RPMC) creen que “los lugares vacíos” o “bajas” que se han ido produciendo dentro de  la temida maffia rusa y sus conexiones italo-canadienses, son fácilmente ocupados por pandilleros salvadoreños de la Mara Salvatrucha y la Barrio 18 que huyen de las autoridades estadounidenses.

La Real Policía Montada de Canadá, refiriéndose hace algunos años al involucramiento de dos de sus ciudadanos, Matteo Pasquale y Franco Paccetti, en delitos de extorsión en el El Salvador, aseguró que estos estaban asociados a la mafia rusa y los calificó de muy peligrosos. La notificación  se la hicieron al fiscal salvadoreño de entonces, Belisario Artiga.

La RPMC utilizó por primera vez entonces, el término mafia italocanadiense mencionándola como “Grupo transnacional muy peligroso”.

En su reportaje de este día, la BBC MUNDO se refiere a la forma en que se han ido expandiendo los pandilleros salvadoreños con los que el presidente norteamericano Donal Trump busca justificar su política anti inmigrante. Trump los llama “bad hombres”.

Según la importante cadena de noticias, esa es la manera como el mandatario estadounidense, Donald Trump, llama a los “narcos y violadores” que, según él, llegan de México, y también a una pandilla centroamericana que en los últimos años recuperó protagonismo en Estados Unidos.

BBCMUNDO dice: Se trata de la Mara Salvatrucha o MS-13, integrada en EE. UU. mayoritariamente por salvadoreños, descendientes de salvadoreños y otros inmigrantes fundamentalmente de Guatemala y Honduras.

“Son más duros que cualquier persona que hayas conocido. Están matando y violando a todos por ahí”, dijo Trump a la revista Time en diciembre pasado.

El mandatario hizo referencia específica a uno de los más recientes crímenes en los que se vio envuelta la organización criminal: el asesinato de siete jóvenes en Long Island, Nueva York, entre septiembre y octubre de 2016.

Un tribunal de Nueva York acusó de esas muertes a 13 pandilleros, de los cuales 10 son indocumentados y se cree que uno había sido deportado con anterioridad y retornó a EE.UU.

Por si fuera poco, hace una semana se encontraron dos cuerpos en Virginia, en un crimen en el que también está involucrada la Mara Salvatrucha.

Según cifras del FBI, efectivamente existe un aumento de las actividades de la MS-13 en territorio estadounidense.

Esos hechos recientes parecen darle la razón a Trump, o por lo menos darle excusas para seguir enfilando sus ataques contra los inmigrantes. Sin embargo, expertos consultados por BBC Mundo insisten en que nada de esto justifica los ataques a los indocumentados y la denominación de bad hombres.

El resurgimiento de la MS-13

La Mara Salvatrucha y Barrio 18 en los Estados Unidos están vinculados a una serie de asesinatos registrados en Nueva York en los últimos dos meses. De hecho, después del descubrimiento de dos cadáveres en un parque en el norte de Virginia, la policía local señaló que la ola de violencia estaba “fuera de control. A estos asesinatos registrados en Nueva York se suman otros crímenes en los estados de Carolina del Norte, Massachusetts, Maryland, Nueva Jersey y Virginia, todos ellos en la Costa Este de los Estados Unidos.

Un vocero del Buró Federal de Informaciones (FBI, en inglés) señaló a BBC Mundo que la MS-13 es considerada “la primera y única pandilla callejera designada por el gobierno de Estados Unidos como una ‘organización criminal transnacional”.

“El FBI ha visto un aumento en la violencia relacionada con MS-13 en Estados Unidos en los últimos años”, indicó el representante de la entidad a este medio.

Los reportes más recientes del FBI señalan que sólo de octubre del 2016 hasta la fecha fueron acusados o condenados más de cien miembros de la Mara Salvatrucha en la Costa Este.

56 pandilleros tienen casos en Massachusetts, 31 en Carolina del Norte, 23 en Nueva Jersey y al menos 13 en Nueva York, por citar algunos estados.

Algunos de los casos por los que fueron arrestados o procesados vienen desde 2010.

Por ejemplo, sólo en Long Island, 30 homicidios ocurridos desde 2010 y vinculados con MS-13 son investigados por la justicia estadounidense.

Los delitos por los que estos pandilleros son procesados son crimen organizado, asesinato, extorsión, tráfico de drogas, tenencia ilegal de armas y uso de documentos falsificados, entre otros.

Una de las cosas que más llama la atención a las fuerzas de seguridad estadounidenses es la juventud de los pandilleros involucrados, muchos de ellos menores de edad.

Una investigación de la Universidad Americana, con sede en Washington D.C., establece que las actividades de las clicas (células de la pandilla) de MS-13 se reactivaron alrededor del 2015.

“Los asesinatos de finales del 2015 en el área de Boston despertaron las alarmas sobre el renacimiento de la MS-13, luego de que a mediados de la década anterior varios casos judiciales la dejaran mermada”, señala Héctor Silva, profesor de la Universidad Americana e investigador del proyecto Capacidad Criminal Transnacional de MS-13 en Estados Unidos y El Salvador.

Una de las conclusiones a las que arriba la investigación de Silva es que las clicas se están reactivando en zonas donde tenían presencia históricamente como Nueva York o Maryland.

Otras de las “zonas calientes” donde tiene presencia la Mara Salvatrucha fuera de la costa este son los estados de Texas y California.

A qué se dedican las clicas

La clica es la unidad básica de funcionamiento de la pandilla y opera con diferentes grados de autonomía. Puede articularse con otras clicas y obedecer a líderes que están en libertad o en prisión.

Es la forma organizativa que tiene la Mara Salvatrucha y también su rival llamado Barrio 18.

Ambas organizaciones delictivas tomaron fuerza en las calles de Los Ángeles, California, en la década de 1980 y se expandieron una década después por Centroamérica cuando el gobierno estadounidense comenzó a deportar salvadoreños.

Jeannette Aguilar, directora del Instituto Universitario de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), señaló a BBC Mundo que en la actualidad los pandilleros en Estados Unidos se organizan de manera distinta a la de finales del siglo pasado.

“Hubo una fractura interna y han proliferado las estructuras locales. En los años 1990 había mayor coordinación, ahora hay mucha más autonomía entre las clicas”, señalo la académica salvadoreña.

Aguilar añadió que pueden existir vínculos personales entre células de MS-13, pero que en su mayoría tienen actividades particulares en sus territorios.

“Se dedican a controlar sus barrios, el enfrentamiento con grupos rivales, sicariato y narcomenudeo”, añadió Aguilar.

Otra actividad detectada por las autoridades estadounidenses es el reclutamiento de menores hispanos en escuelas.

De hecho, las muertes en Long Island del 2016, están relacionadas con intentos de reclutar jóvenes y disputas con grupos rivales en escuelas.

El reportaje cita periodistas salvadoreños segun los cuales el fenómeno de pandillas en Estados Unidos es distinto al que se produce en Centroamérica.

Greg Woods, profesor del Departamento de Estudios de Justicia en la Universidad de San José, California, señaló a BBC Mundo que en los pandilleros también tratan de encontrar reclutas en los inmigrantes centroamericanos que diariamente intentan llegar a EE. UU.

“Cuando se plantan las semillas en estos jóvenes para seguir con esta cultura de las pandillas, particularmente si estás en uno de los estados más ricos de la unión y te ves en la capa social más baja, lo que te va a atraer es ser parte de una pandilla local y de ahí convertirte en un soldado para el crimen organizado transnacional”, indicó el experto.

Cifras

En la actualidad, El Salvador desplazó a Cuba como el tercer país país con mayor cantidad de inmigrantes en EE. UU., detrás de México y Puerto Rico.

El último reporte de la Oficina de Censo de Estados Unidos señala que hay más de 2.1 millones de salvadoreños.

Jeannette Aguilar,  señaló que las cifras de la diáspora salvadoreña en Estados Unidos y el aumento de delitos de MS-13 no guardan relación.

“En los últimos años, los datos públicos han permitido establecer que solo alrededor del 5% de los deportados desde Estados Unidos tienen registro criminal o vinculación con pandillas”, explicó.

¿Con todos estos datos y casos, tiene razón Donald Trump en hablar de los indocumentados como lo hace?

Los expertos consultados por BBC Mundo creen que no se pueden hacer generalizaciones como las que hace el presidente de Estados Unidos.