Nueva York se suma al alza del sueldo mínimo y crece debate en Estados Unidos

0
717

El estado norteamericano decidió subir el salario de los trabajadores de las cadenas de comida rápida desde US$ 8,75 la hora a US$ 15.

El movimiento para aumentar el salario mínimo en Estados Unidos comenzó en el estado de Nueva York, donde los trabajadores de las cadenas de comida rápida iniciaron, hace dos años, movilizaciones para exigir un aumento en sus salarios.

Esta semana lograron un importante avance cuando el estado se convirtió en la primera región de Estados Unidos en fijar el sueldo mínimo en US$ 15 la hora para los trabajadores de cadenas de comida rápida.

Luego de una decisión adoptada el miércoles por autoridades estatales, los empleados de las distintas cadenas alcanzarán progresivamente un mínimo de US$15 la hora (desde US$ 8,75), un alza del 71,4%, algo que los locales deberán aplicar de aquí a 2021. La ciudad de Nueva York, en tanto, tendrá que hacer efectiva la nueva norma antes de 2018.

A pesar de ser el primer estado en aprobar este medida, el tema del salario mínimo ya se había abordado y modificado en distintas ciudades norteamericanas y está generando un sonoro debate en ese país, a pesar de la oposición de los republicanos y de algunos empresarios. Por ello, varios medios no descartan que el debate siga creciendo y que cada vez más ciudades norteamericanas comiencen a discutir el tema.

Esta semana trabajadores del condado de Los Angeles, de Washington, D.C, y miembros del staff de la Universidad de California, se enteraron de que ganarán US$ 15 la hora, más del doble del sueldo mínimo impuesto a nivel federal, que es de US$7,25.

Muchas otras ciudades como Chicago, Kansas City, Los Angeles, San Francisco y Seattle, ya habían subido el sueldo mínimo legal para sus trabajadores.

Según el diario británico The Guardian, con los actuales tipos de cambio, US$ 15 por hora es el salario mínimo más alto del mundo. De todas formas todavía es una excepción en el país, ya que la mayoría de los estados están más cerca de la imposición federal de US$ 7,25 que de los US$ 15. Incluso también hay estados que no tienen regularizada la ley del salario mínimo. Sin embargo, el caso de Nueva York podría hacer que este movimiento empiece a cobrar fuerza en distintos estados.

Kendall Fells, director de Fight for 15, una de las organizaciones ciudadanas que comenzó a organizar manifestaciones por esta causa, aseguró a The New York Times que también Atlanta, Las Vegas y Tampa podrían lograr el sueldo mínimo de US$ 15 en poco tiempo.

“Los trabajadores de otros lugares comenzarán a enfrentarse a sus ciudades y demandar ese sueldo mínimo”, aseguró.

La discusión también está tomando una parte importante de la carrera hacia la Casa Blanca en 2016, según The New York Times.

A pesar de que el tema no ha sido mencionado por los 16 precandidatos republicanos, para los aspirantes del Partido Demócrata el salario mínimo ha estado muy presente en los discursos públicos y pronunciamientos de los precandidatos.

El senador por Vermont, Bernie Sanders, por ejemplo, introdujo este miércoles un proyecto de ley para subir el sueldo mínimo federal a US$ 15. Sanders más que cualquier otro candidato ha puesto el tema sobre la mesa.

También ha expresado su apoyo a esta iniciativa el ex gobernador de Maryland, Martin O’Malley, y la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha sido criticada por no tener una posición precisa sobre el tema. Clinton ha apoyado la idea de subir el sueldo mínimo, pero no ha dejado en claro si exigirá los US$15 la hora, por lo que ha recibido ataques desde el ala más izquierdista de su propio partido.