No hay vuelta de hoja. La Cicies ya es un hecho

1
2139

Por Eduardo Vázquez Bécker.- Después de las últimas declaraciones del presidente Bukele y la supuesta participación de las Naciones Unidas y la OEA en dicho proyecto, sumado a la noticia de que ya el gobierno le hizo una transferencia de un cuarto de millón de dólares, no cabe duda, la Comisión contra la Impunidad, conocida como la cicies, ya es un hecho.

A pesar del embrollo que se ha generado a su alrededor por falta de precisión legal, existe una realidad incontrovertible y es que algo le está saliendo bien al presidente Nayib Bukele. Nos da la impresión de que Bukele, con frases sueltas, con medias mentiras y medias verdades, ha estado jugando con medio mundo mientras apretaba los tornillos de su tenaza. Mientras los “conocedores” discutían sobre la constitucionalidad, su procedencia o su improcedencia, del llamado proyecto de la cicies, el vicepresidente Félix Ulloa cabildeaba con sus contactos en el exterior buscando una salida a los “estorbos” legales que parecían impedir la famosa cicies.

Ni el presidente Bukele ni Ulloa hablarían con tanta propiedad sino es porque saben que tienen las cartas ganadoras. La Cicies ha dejado de ser una ficción y para bien o para mal “ya está funcionando”, lo demás es mera carpintería.

Quizás haya variaciones en el nombre, lo que indudablemente cambiará su acrónimo; talvez deje de ser un proyecto personalísimo y deba pasar por la Asamblea Legislativa aunque sea por simple trámite, la cosa es que a es un hecho.

Según la Carta de entendimiento firmada con la Organización de Estados Americanos, será este organismo su principal aval y sobre el cual caerá el peso de su administración; dando por sentado que las Naciones Unidas no querrá sufrir otro desgaste similar a lo ocurrido en Guatemala, pero que ayudará, ayudará.

Así las cosas, nos parece, y nos atrevemos a especular sobre ello porque quizás sea el meollo del asunto, que la Fiscalía General de la República será la más gananciosa en este negocio.

Muchos son quienes aseguran que Raúl Melara, a pesar de las muchas virtudes que le caracterizan, no ha podido desenredar el nudo de la corrupción en el ministerio público y ha optado por el principio de Laissez-faire y no “untarse” como lo hicieron sus antecesores.

Una Cicies operando con respaldo internacional, podría llegar al fondo de los casos más emblemáticos que enfrenta la FGR. Podría seguirle la pista de manera efectiva a los responsables de la gran estafa llamada “El Chaparral”, podría dejar en claro los grandes baches que dejó el anterior fiscal en el juicio contra Saca.

Una Cicies, o como se llame a final de cuentas, que pueda retomar las denuncias que hay contra malos operadores dentro de la Fiscalía General de la República – manzanas podridas- como les llama el fiscal Melara, que no han vacilado en “inventar” casos utilizando para ello pruebas ilícita o en el peor de los casos, “inventando” esas pruebas, como en el caso Rais Martínez, para favorecer a competidores inescrupulosos. Una Cicies que inclusive, tenga suficiente fuerza como para manejar sus influencias y obligar a Daniel Ortega a que nos “devuelva” a su invitado especial, no es mala idea.

Viendo las cosas de esa manera, podríamos decir que la Fiscalía General de la República y con ella todos los aparatos del Estado, sería la más beneficiada con una cicies como la que se pretende.

Por su parte, el presidente Bukele y el artífice de la cicies, Félix Ulloa, deben despejar todo aquello que genere desconfianza en el proyecto. o peor que podría ocurrir al país y a sus instituciones sería que la cicies se convirtiera en un aparato represivo al servicio del ejecutivo. Entonces sí, nos llevaría la que nos trajo.

Comments are closed.