Munguía Payés reconoce responsabilidad de la FAES en la explosión ocurrida en Caballería

0
740

El Ministro de la Defensa, David Munguía Payés, dijo este miércoles durante la entrevista del programa Frente a Frente, que la responsabilidad en la explosión ocurrida el lunes en el Regimiento de Caballería es de la empresa que supuestamente realizaba trabajos de reparación y de la misma Fuerza Armada por no supervisar los trabajos que ahí se hacían.

Munguía reconoció que “Obviamente hubo una falla en los protocolos de seguridad por parte de la empresa que estaba trabajando y de la FAES que no supervisamos”. “No vamos a evadir la responsabilidad que tenemos”, dijo. “Si la empresa evadió códigos de seguridad, nosotros lo permitimos, así que hay que aceptar la responsabilidad”.

Según el funcionario, la explosión en el Regimiento de Caballería y sus alrededores, en San Juan Opico, que se produjo en una estructura de 10 divisiones donde se resguardaban pirotécnicos que se encuentran a orden de los Juzgados, del Ministerio Público (FGR) y Policía Nacional Civil (PNC), así como explosivos industriales (ANFO) pertenecientes a empresas privadas, fue accidental.

Munguía declaró, adicionalmente, que en la bodega destruida no había pertrechos de guerra ni material de guerra y armamento perteneciente al inventario de la Fuerza Armada; sin embargo admitió que en el lugar se encontraban explosivos comerciales como granadas fragmentarias de fabricación casera, bombas molotov (decomisadas por PNC y FGR) granadas de iluminación, minas antipersonales, detonantes eléctricos, cargas de demolición, bloques de explosivos plásticos y granadas RPG7, entre otros.

En un comunicado de prensa la institución armada aseguró que, desde tempranas horas del  martes, técnicos del Comando de Ingenieros de la Fuerza Armada, miembros de la agencia federal de control de armas y explosivos de los Estados Unidos,  ATF, (Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos), miembros de la división de armas y explosivos de la PNC y representantes de la Fiscalía General de la República realizaron inspecciones en el área para verificar las condiciones del lugar de la explosión y sus causas.

Munguía Payés  ha descartado la posibilidad de mano criminal en el incidente y sostiene que la línea de investigación que se sigue está sustentada en  dos hipótesis de las posibles causas del incidente. La primera es que fue provocada por un equipo de soldadura que trabajaba en las cercanías de la bodega y la segunda, por un cortocircuito provocado por el calentamiento de líneas eléctricas del mismo equipo de soldadores, pertenecientes a una empresa privada, que realizaban trabajos de reparación y mejoramiento en las instalaciones.

El ministro de la Defensa señaló asimismo que permanentemente se reitera a las diferentes unidades militares el estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad, en la administración de Polvorines y Depósitos de Armas. Lo que no explicó el ministro es, porqué en una zona de tanta sensibilidad había tan poco personal?. Tampoco explicó cómo es posible que una onda expansiva que alcanzó los 800 metros de impacto directo, y varios kilómetros a la redonda, causara tantos daños.

Residentes de la zona del siniestro se preguntaban porqué no se han explicado a la opinión pública cómo es posible que una chispa de un soldador haya penetrado en una bodega que debió estar protegida, dado que resguardaba material de guerra y evidencias judiciales.