Los objetivos del Foro de izquierdas de Sao Paulo que arranca en El Salvador

2
1699

El Foro de Sao Paulo, el mayor cónclave de partidos políticos de izquierda de Latinoamérica y el Caribe, se llevará a cabo en San Salvador del 23 al 26 de junio en su vigésima segunda edición.

El foro fue creado por el Partido de los Trabajadores de Brasil en 1990 y en esta ocasión servirá de marco para definir las estrategias continentales de los debilitados partidos de izquierda.

Para los organizadores esta XXII edición del Foro, la reunión podría llamarse “de emergencia” ya que se buscarán estrategias para que los gobiernos de izquierda puedan “entronizarse” y revertir los diferentes problemas que atraviesan como opción política en sus respectivas naciones.

Entre los objetivos principales está elaborar un programa político de la izquierda en el continente americano, para lo cual cada partido presente aportará experiencias y propuestas que puedan integrar una agenda común en ese sentido, así como estrategias en materia de comunicación, acercamiento con la gente y relación con otras fuerzas partidistas.

También se prevé unificar criterios y acciones, enfocadas no sólo en resolver los problemas de los países donde están esos partidos de izquierda, sino también generar una nueva hegemonía continental para esta corriente política.

Según estudiosos políticos, así como declaraciones abiertas de los organizadores del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), la reunión de extremistas de izquierda tiene en objetivos especiales: La adquisición o debilitación, o de ser posible, la destrucción de los medios de Comunicación Social que no se han plegado a sus intereses y objetivos, a través de estrategias para anular a los medios y a periodistas independientes del gobierno de turno y la potenciación de los medios afines a este.

Además, lograr por la vía que fuere necesaria, el llevar a funcionarios de segundo grado que sean afines a la ideología de izquierda, en especial dentro del Poder Judicial, procuradurías y Contralorías, así como, el bloqueo de la instalación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad, CICI, que pueda poner en peligro su hegemonía y sus nuevos negocios en los países que gobiernan.

 

 

Luis Vazquez-Becker.

Comments are closed.