“Hamas” cava túneles en la frontera de la Franja de Gaza con Israel y el EI aumenta su presencia

0
647

Chirriante, rasposo, a veces casi imperceptible, el sonido podría ser el de un insecto en una pared, un roedor bajo el suelo, o el crujido de las tuberías de agua. O también podría ser el de los terroristas de Hamas excavando debajo de la tierra en la Franja de Gaza.

Al caer la noche, algunos residentes de las pequeñas comunidades situadas alrededor del enclave palestino creen oír el ruido de las excavadoras. No tienen dudas: son las de Hamas. Otros, más escépticos, alegan que es puro miedo e imaginación.

Pero hay algo cierto. Un año y medio después del fin de la última guerra abierta entre Israel y el grupo terrorista que controla Gaza, los famosos y temidos túneles están de vuelta. Así lo confirmó el propio líder de Hamas, Ismail Haniyeh, quien aseguró a su propia población que sus militantes están “cavando dos veces más que el número de túneles excavados en Vietnam”.

El Ejército israelí lo pudo ver con sus propios ojos. “Podemos ver a Hamas cavar desde nuestros puestos de observación. Están tratando de esconderlos de nuestra mirada”, aseguró un alto funcionario de las Fuerzas de Defensa (FDI) a The Guardian. Aunque, agregó: “Al día de hoy, no sabemos de ningún túnel que haya cruzado la frontera hacia Israel”.

Infobae consultó al teniente Roni Shafir, quien desde hace un mes trabaja para el Ejército en el norte de la frontera con Gaza, acerca de las construcciones de Hamas y cómo es la vida en el lugar. “No es sólo Hamas, también hay elementos del Estado Islámico en Gaza”, advirtió.

– ¿Cómo previenen los túnes de Hamas?

– En el pasado eran muchos túneles. Pero no es sólo Hamas el que controla Gaza. Hay otras organizaciones, como la Yihad Islamica. Y también hay elementos del Estado Islámico.

Durante los 50 días de guerra entre Israel y Hamas en 2014, los oficiales del Ejército y los funcionarios del gobierno de Benjamin Netanyahu se vieron sorprendidos por la sofisticación de los túneles. En su momento, las FDI aseguraron haber destruido 32 túneles que atravesaban la Franja y llegaban a la nación judía.

El entonces jefe del Ejército había advertido: “Claro que Hamas tratará de reconstruir los túneles. En el momento en que nos vayamos de Gaza, volverán a excavar”.

Médico neurólogo, Shafir nació en Nueva York y estudió en Harvard, pero habla un castellano casi perfecto gracias a los cuatro meses que vivió en España.

–¿Cómo ve usted la situación en estos días?

– La situación está muy delicada. No como en otros años que era guerra día y noche, pero hay organizaciones que controlan Gaza cuya misión es destruir al Estado judío. Ellos quieren hacer eso, y nosotros lo sabemos. Estamos en la frontera para proteger a las comunidades alrededor de Gaza. Hay alertas de 10, 15 segundos de cuando están por caer cohetes, por lo que es necesario siempre estar atento. Los terroristas siempre están preparando para atacar otra vez. Hay muchas maneras de hacerlo: por tierra, mar o aire. Por eso necesitamos siempre estar alertas y con los ojos bien abiertos. Cuando yo estoy durmiendo, lo hago con toda mi ropa de soldado. Necesito estar en mi coche en pocos minutos.

– ¿Cuáles son las heridas más comunes que debe atender?

– Trato a soldados que están en la base, pero no solamente. También atendemos a civiles israelíes y palestinos. Doy atención a todos los que la necesiten. También a muchos refugiados.

Sin embargo, cuenta, su tarea no es sencilla. Médico de un batallón de las fuerzas blindadas, en varias oportunidades debe, junto con sus colegas, salir al rescate de personas que viven en comunidades cerca de su base. “Cuando un terrorista ataca y hay heridos, hay que entrar en las comunidades. Pero es complicado, porque allí puede haber una guerra. Por tanto, practicamos medicina de guerra”, asegura Shafir.

En diciembre, Brigadas de Ezzeldin al Qassam, el brazo militar de Hamas, formó una unidad especial para excavar túneles, equiparlos y entrenar a sus combatientes para usarlos. Tan bien equipados no estaban: en un incidente murieron siete personas. Y hace pocas semanas, otro yihadista murió al colapsar un túnel.

De acuerdo con el analista político, Mustafa Ibrahim, experto en Gaza, las brigadas está “usando túneles como arma estratégica con la intención de desarrollarlos y utilizarlos ampliamente”. En efecto, el grupo cree que las excavaciones fueron claves para atacar a Israel durante la guerra de 2014.

No obstante, los túneles no son nuevos. Desde hace al menos una década que Hamas los utiliza. Y pueden dividirse en cuatro categorías. Algunos están construidos con el objetivo de atravesar la frontera y atentar contra militares y civiles israelíes. Otros guardan los misiles que luego dispararán a Israel.

Un tercer tipo de túneles forma parte del laberinto de pasajes y búnkers debajo de la ciudad de Gaza en los que los jefes terroristas se esconden en períodos de guerra. Por último, existen algunos utilizados para el contrabando de armas. Estos, en su mayoría, fueron destruidos por el Ejército israelí.

“En cualquier confrontación futura, los israelíes serán sorprendidos por la fuerza y la solidez de estos túneles, que pueden soportar las bombas y bombardeos israelíes disparados por los aviones o tanques de Israel”, sostuvo un líder militar de Hamas.

La tranquilidad no cesa. Más tarde o más temprano, creen muchos, la batalla volverá a estar a la orden del día. “Necesitamos un respiro de las guerras, un descanso. Sin embargo, por cómo están las cosas, es sólo cuestión de tiempo. Si hay una infiltración y matan a civiles en Israel, lo que sucedió en la última guerra será algo pequeño en comparación con lo que sucedería en este caso”, consideró Shaike Shaked, un productor de tomate de una comunidad del norte de Gaza.

“En lo personal, no quiero ver la reacción de Israel. Las imágenes desde el interior de Gaza en la última guerra fueron tan crueles que yo no quiero ver otra confrontación”, concluyó.

 

 

 

Por Natán Skigin