Exportaciones en picada mientras empresas se van de El Salvador

0
352

Las exportaciones de El Salvador descendieron $617 millones en 2023, confirmó a periodistas una fuente del Banco Central de la Reserva (BCR).

Esa es la peor caída que enfrentó país desde la pandemia y representa un descenso del 8.7 %, lo que refleja el estado de salud de la economía salvadoreña.

Solo durante un mes, febrero de 2023, las ventas al exterior alcanzaron seis mil 498.1 millones de dólares, inferior a los siete mil 115.1 millones logrados en igual periodo de 2022.

Esta situación fue anticipada por productores que resintieron la cancelación de pedidos desde Estados Unidos, el principal socio comercial, donde las empresas se prepararon en 2022 con inventarios ante las trabas en las cadenas logísticas. 

La baja en las ventas afectó principalmente a la maquila, que el año pasado cerró con una caída de 294.6 millones (un 23.1 por ciento) al sumar exportaciones por solo 980.9 millones. Con relación a las importaciones el país solo compró inventarios por 15 mil 648.3 millones de dólares, cifra inferior a mil 459.7 millones (un 8.5 por ciento) en comparación con 2022, lo que también muestra el desbalance existente con las exportaciones.

Además, ante el desinterés del gobierno del presidente Nayib Bukele con respecto al agro, las exportaciones se vieron afectadas a la baja por la pobre producción del otrora «grano de oro».

Estados Unidos adquirió el 35.6 por ciento de las exportaciones salvadoreñas, valoradas en dos mil 313.5 millones de dólares, también menos que en 2022.

Sin embargo, la caída de las exportaciones fue compensada por un crecimiento del 4,6 por ciento de las remesas familiares que ingresaron a la economía local ocho mil 100 millones en 2023, unos 362.2 millones más que el año anterior, según el BCR.

Estados Unidos se mantuvo como el principal emisor de remesas con el 93 por ciento proveniente del trabajo de cerca de 2.5 millones de salvadoreños residentes en ese país, aunque algunos se mantienen a la sombra alejados de las autoridades migratorias.

Empresas abandonan El Salvador a pesar de mejoras en Seguridad

La economía salvadoreña se enfrenta además al desempleo que crece de manera constante, tanto en la industria, comercio y trabajos agrícolas.

Varias empresas multinacionales se han retirado deEl Salvador, a pesar de informes del gobierno de estabilidad y bonanza económica.

3M Interamérica, después de 50 años de estar en el país y haber soportado condiciones adversas de mercado y aún la guerra civil que alejó docenas de empresas del país, terminó retirándose de El Salvador, donde tenía una de las plazas más importantes de Centroamérica y procesos de empaque y distribución de miles de artículos al por menor.

Fruit of The Loom también se marchó en la mayor parte de sus operaciones, dejando miles de salvadoreños sin empleo.

La huída de empresas extranjeras de El Salvador dio inicio en 2020, cuando uno de los hombres más ricos del mundo, el mexicano Carlos Slim Elú, decidió cerrar las puertas de su almacén más emblemático, Samborns, que esta localizado en los mas importantes centros comerciales del país.

De la misma manera, cientos de empresas salvadoreñas han cerrado sus puertas debido a la inestabilidad jurídica del país, donde el estado ya no respeta ni la Constitución Política del país.

Las condiciones económicas de El Salvador pronostican días mas dificultosos para el país centroamericano.