El río Magdalena tardará por lo menos dos años en ser recuperado

0
956

El “ecocidio” del río Magdalena, en Chalchuapa, no es un daño menor que se pueda solucionar a corto plazo; aunque si bien es cierto, el evento ha sido considerado como un mero accidente.

En experiencias previas en otros países, para resarcir los daños ocasionados el derrame de melaza en aguas pluviales, en el que se extinguen en amplias áreas peces, batracios, algas y otras formas de vida se han requerido dos años, si es que se realizan las labores necesarias; o el doble, si la mano del hombre es ineficiente o tardía en tomar acciones definitivas, según cálculos del consultor ambiental mexicano Gualberto Limón Macías.

051116-ingenio-la-magdalena

Los perjuicios, explica el especialista, se ocasionan porque la miel de la caña, conocida como “melaza”, absorbió una mayor cantidad de oxígeno del que tiene capacidad el cuerpo de agua con sus especies.

Esto, aunado al la ausencia de lluvias, hacen el problema aún mayor, ya que las lluvias trabajan el ingreso de oxigenación en los ríos.

051116-limpieza-magdalena

Adicionalmente, las labores humanas pueden ir encaminadas a la siembra de especies para la recuperación, y existen alternativas para estimular de manera indirecta la oxigenación del agua, con equipos aireadores, que bien podrían trabajar con energía solar.

Previo a iniciar cualquier acción correctiva debe hacer una evaluación de saldos, pero la clave está en las labores preventivas, y para ello es indispensable reforzar la vigilancia en las descargas de los ingenios.

051116-pescado

Los indicios preliminares señalan que los peces del río murieron por asfixia; si es así se pueden reaprovechar para productos industriales, siempre y cuando se recolecten antes de llegar a un estado de descomposición, pero a esta fecha eso ya ocurrió.

Por el daño ambiental ocasionado, las alcaldías de los lugares afectados directa o indirectamente deben identificar al responsable del derrame de la melaza en el Río Magdalena, aunque haya sido culposo (no adrede), habría sido resultado de no prevenir la posibilidad del accidente o de el error humano, alguien debe ser responsable.

Actualmente, empleados del Ingenio La Magdalena, empleados municipales, vecinos y funcionarios del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) limpian la miel de caña de manera precaria, por lo que el dando continúa sin que se haga nada efectivo para detenerlo, además, la contaminación continúa río abajo.

La empresa propietaria del ingenio reconoció la gravedad del daño ocasionado al medio ambiente y pusieron de inmediato personal, unos trescientos empleados cuyas familias viven de su trabajo en el ingenio, a realizar labores de rescate ecológico y limpieza,  juntamente con las autoridades del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales.