El presidente de El Salvador que puso en su lugar a Fidel Castro en una cumbre -Vídeo-

0
951

Fidel Castro fue un hombre tanto más respetado y más odiado cuanto más se alargó su presencia en el poder.

A medida que la Revolución se consolidaba como sistema político en Cuba, también aumentaba su influencia sobre los movimientos revolucionarios que surgieron en varios países de Hispanoamérica. En especial, su colaboración en entrenamiento, asesorías en guerra de guerrillas, armas y explosivos a la guerrilla de El Salvador, fue la sombra de la Revolución Cubana se hizo presente a través del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El FMLN recibió todo tipo de apoyos del régimen cubano y del sandinismo nicaragüense. El FMLN mantuvo en jaque durante más de una década al ejército salvadoreño, que a su vez contaba con los suministros que le proporcionaba la administración estadounidense dirigida por Ronald Reagan para defender la democracia en América Latina.

La cumbre iberoamericana de Panamá

Cuando Fidel Castro se quejó de la tolerancia de El Salvador con el terrorismo de supuestos agentes anticastristas que vivían en el país, en aquel entonces gobernada por el partido marcadamente anticomunista ARENA, el presidente salvadoreño, Francisco Flores, reprochó en público al dictador cubano haber contribuido a la muerte de miles de compatriotas. “Es absolutamente intolerable que usted, involucrado en la muerte de tantos salvadoreños, que usted, que entrenó a muchísimas personas para matar a salvadoreños, me acuse a mí, de estar involucrado en el caso de Luis Posada Carriles”.

112616-flores-en-panama

112616-fidel-en-panama

La escena, que se produjo en el marco de una Cumbre Iberoamericana, dio la vuelta al mundo y suscitó una fuerte controversia internacional. El contundente tono de las palabras de Francisco Flores tampoco pasó inadvertido. Era la primera vez que en un foro internacional se confrontaba en términos tan duros al líder de la Revolución cubana.

“Usted ha acusado en este foro a El Salvador de estar protegiendo actos criminales. Eso es absolutamente intolerable. Especialmente viniendo de usted. Hemos tenido paciencia con usted, señor Castro”, le espetó ante el asombro de todos los asistentes.

Fidel Castro justificó el apoyo cubano a los movimientos revolucionarios en que los gobiernos de muchos de esos países, entre ellos El Salvador, habían violado los derechos humanos a través de secuestros, extorsiones, asesinatos extrajudiciales y la organización de fuerzas paramilitares.

Fue Hugo Chávez quien cerró la polémica contando un chiste sobre españoles que hizo reír a la mayoría de los presentes, incluido al rey Juan Carlos I, y contribuyó a relajar el ambiente.

Curiosamente, ambos protagonistas de esta anécdota, Francisco Flores y Fidel Castro, han fallecido este mismo año. Flores murió a los 56 años por un derrame cerebral el pasado 30 de enero y Castro este 26 de noviembre, a los 90.

A principios de los años 80, Fidel Castro propició la unificación de cinco grupos de la guerrilla salvadoreña en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, a imagen y semejanza de la guerrilla sandinista nicaragüense del FSLN.