De Miss Universe a Messi en El Salvador, ¿el Sportswashing de Nayib Bukele?

Por María del Pilar Castillo

0
1064

“Ya estuvieron las reinas, hoy llevas al rey”, dice a periodistas Yesenia Egli, la mujer detrás del desembarco de Messi en El Salvador. La CEO de la productora Meta Show Entertainment se refería a los últimos dos megaeventos que albergó El Salvador.

Sin embargo, Egli no planea frenar ahí. “Está en nuestra mesa llevar próximamente a Barcelona, Real Madrid, equipos de México, demás clubes. También la NBA”, dijo a periodistas.

Nada de esto hubiese sido posible unos pocos años atrás. Egli destaca que el factor “seguridad” ha sido determinante para poder llevar a cabo la gestión.

Aunque lo cierto es que los índices de asesinatos ya venían bajando durante la gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén, el descenso más dramático se produjo con la llegada al poder de Nayib Bukele.

Una investigación del medio digital El Faro atribuyó esa caída inicial a unas negociaciones secretas entre Bukele y las principales pandillas del país. Cuando ese pacto no funcionó —en un vindicativo fin de semana de 2022, la MS-13 masacró a 87 personas en respuesta a una “traición” de las autoridades–, el mandatario recurrió a su estado de excepción.

A costa de la suspensión de las garantías constitucionales de derecho a la defensa y de detenciones masivas, incluso de jóvenes no relacionados a las maras de zonas pobres, las cifras de homicidios se desplomaron. Con una tasa de 2,3 homicidios por cada 100.000 habitantes en septiembre de 2023.

“Bukele tiene una capacidad sobresaliente para que las cosas no tan buenas pasen desapercibidas o no se sientan al corto plazo. Durante el estado de excepción han habido abusos del estado gravísimos pero ha sabido manejar extremadamente bien el aspecto comunicacional”, apunta en diálogo con el periódico LA NACION el politólogo salvadoreño Manuel Melendez Sánchez.

A la par, el gobierno del presidente Bukele comenzó a promocionar el turismo a través del deporte, principalmente el surf por las condiciones naturales del país.

En una entrevista con Bloomberg Línea en 2022, la ministra de Turismo, Morena Valdez, detalló las apuestas que tenía su cartera para atraer extranjeros, impulsar la economía, cambiar la percepción de inseguridad y conquistar de vuelta a los que migraron; todo a través de las olas y del proyecto de Surf City, que consistió en ponerle el curioso americanismo a playas tradicionales del centro del país.

Playa del Pacífico salvadoreño

Es muy eficaz al convencer a la gente del bien que hace. Le encantan los anuncios pomposos como el de Surf City o Bitcoin City”, dice a este medio Tiziano Breda, antiguo investigador del International Crisis Group.

Esta apuesta central por el surf pronto se fue ampliando. El año pasado el país auspició los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2023 y también el reconocido certamen de Miss Universo. La llegada del número uno del fútbol mundial a El Salvador tan sólo viene a coronar un esfuerzo del gobierno de varios años.

Algunas de las concursantes del Miss Universo 2023

Sin embargo, muchos han señalado a Bukele por hacer “Sportswashing” o “lavado deportivo” con estos mega eventos y así esconder una realidad oscura subyacente detrás de este supuesto caso de éxito. Lo cierto es que así como sus resultados en materia de seguridad han atraído la atención internacional también lo han hecho sus controvertidos métodos. El presidente enfrenta acusaciones de violaciones sistemáticas de los derechos humanos por esa misma represión mientras su gobierno ha sido cuestionado por varias medidas que han socavado la democracia del país. El ejemplo más latente, quizás, han sido los zarpazos a la justicia que pavimentaron su camino a la reelección, algo que al menos hasta hace poco estaba prohibido por la Constitución.

El Sportwashing es una estrategia clásica de los regímenes autoritarios. Hay casos tan recientes como el Mundial de Qatar o los Juegos Olímpicos de Pekín. Estos eventos son muy importantes dentro del discurso de Bukele porque le permiten vender esta visión de un país moderno, que, como él ha dicho, está entre los mejores del mundo y que puede atraer a las personas más hermosas del mundo con Miss Universo y a los deportistas más grandes de la historia”, argumenta Melendez.

Bukele aprovechó tomarse «la foto» con Messi

Bukele ha tomado nota de las críticas y se ha defendido. “Dicen que vivimos en una dictadura”, declaró durante la ceremonia de apertura de los Juegos Centroamericanos y del Caribe. “Pero pregunten a los pasajeros del bus; vayan a un restaurante y pregunten a los comensales, a los meseros. Pregúntenle a quien quieran. Aquí en El Salvador pueden ir a cualquier lugar. ¡Es totalmente seguro! Pregúntenle qué opinan de El Salvador, qué piensan de este gobierno, de la supuesta dictadura”, declaró frente a la multitud, que coreaba “¡Reelección!”.

El fervor que despierta Bukele no ha mermado a pesar de su carácter autoritario. Las últimas encuestas muestran que el candidato arrasa con un 89,9% de intención de voto de cara a los comicios que se celebrarán el 4 de febrero. El siguiente candidato, del FMLN, reúne tan sólo el 3,7% y el tercero, de Arena, un 3,4%.

“Bukele es muy bueno para polarizar, y según su relato, el que no está con él, está con las pandillas”, concluye Breda.

Sin embargo, se percibe cierto clima de preocupación, sobre todo en relación a los arrestos arbitrarios, señala Melendez, quien observó un aumento de los grupos de hombres que andan acompañados por la calle en ciertas zonas de El Salvador. En esta línea, una encuesta del Proyecto de Opinión Pública de América Latina (Lapop) sugiere que el nivel de miedo a expresar las opiniones políticas ha aumentado de 40,6 en 2018 a 54,7 en 2023.