Con 7 goles el PSG está octavos de final de la Champions League

El astro argentino abrió el marcador ante el Maccabi Haifa. Kylian Mbappé y Neymar extendieron la ventaja. Con la victoria, el equipo francés avanzará a la siguiente fase del torneo más codiciado de Europa

0
302

Festival ofensivo del PSG para sellar la clasificación para los octavos de final de la Champions League7-2, una goleada de escándalo con la que castigó el atrevimiento del Maccabi Haifa de clavarle dos goles, desbordado en defensa.

El tridente del campeón galo se gustó y arrasó: dos dobletes de Kylian Mbappé y Leo Messi, y otro gol de Neymar, que forzó el tanto en propia de GoldbergCarlos Soler se unió a la fiesta con la guinda, la última diana de la noche.

Francia entera contuvo la respiración cuando Mbappé quedó tendido sobre el verde por una peligrosa entrada a destiempo de Seck. Podría haberle enganchado el tobillo, pero el atacante levantó el pie a tiempo y pudo continuar. 

Pese al marcador, la actuación del PSG no fue perfecta. El conjunto galo sufrió mucho ante la asfixiante presión que el Maccabi Haifa planteó en la primera línea de creación. De hecho, los de Christophe Galtier se hartaron a perder balones cerca del área, que otro rival con más colmillo podría haber castigado. 

Pero el voluntarioso equipo israelí pecó de inocencia por partida doble. Primero, en el remate. Y después, permitiendo que el PSGcontraatacara. Los cuatro tantos del equipo galo antes del descanso se gestaron de igual forma, cuando MessiNeymar y Mbappé se asociaron con tiempo para correr y pensar. 

En el primero, el argentino aprovechó la poca contundencia de la zaga con un remate letal con el exterior. El francés definió una contra con una rosca al palo largo para poner tierra de por medio. Y el brasileño, a pase de Messi después de que Mbappé barriera la defensa, anotó el tercero.

El gol del Maccabi Haifa, en una falta lateral mal defendida que no exime la terrible salida a medias de Gigio Donnarumma, no alteró el signo del partido. Antes del receso, Messi firmó el 4-1 en una acción marca de la casa: recorte seco para dejar clavado al defensa en la media luna del área y rosca ajustada a la cepa del poste.

El equipo israelí salió más conectado tras el receso y, tras varios intentos, Seck cabeceó por segunda vez a gol ante la inoperancia de la zaga local. Lejos de preocuparse, el PSG aceptó que el encuentro se partiera y descosió a su rival a la carrera. Mbappé repitió con un derechazo cruzado al palo largo y Neymar, tras superar por potencia a su par en línea de fondo, provocó con su centro el gol en propia de Goldberg. No cesó el vendaval y Soler, con la segunda asistencia de Messi en la noche, redondeó la goleada.