Volaris llegó a El Salvador

0
847

La aerolínea de bajo costo Volaris inició la operación de sus vuelos a El Salvador este lunes.

La aerolínea mexicana, con gran inversión salvadoreña aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Comalapa de la mano de sus socios estratégicos OneLink y Aeroman.

Volaris estrenó un nuevo mercado luego de varios cambios de fecha para iniciar operaciones a El Salvador con el inicio del vuelo San José-Comalapa, con un total de 150 pasajeros procedentes de Costa Rica, como parte de sus planes de expansión en la región centroamericana.

El objetivo principal de la línea aérea de bajo costo son su consolidación en la región, impulsando la conectividad, intercambio social, comercio y turismo.

El Salvador es el segundo destino de la aerolínea desde Costa Rica. El primero fue Guatemala, un país al que vuela desde diciembre de 2016 para luego iniciar vuelos a Nicaragua en marzo próximo.

Las salidas de San José serán a las 12.47 p.m. y llegarán a las 14.20 p.m. a El Salvador, mientras que las salidas hacia San José serán a las 15.30 p.m. llegando a las 16.49 p.m.

Para esta nueva ruta los boletos ya se pueden adquirir por $59 saliendo desde San José, mientras que desde San Salvador tienen una tarifa de $74.

“Nos llena de satisfacción la apertura de esta ruta entre San José y El Salvador, que no solo nos traerá más turismo a ambos países sino que es una ayuda para los pequeños y medianos empresarios con operaciones en la región”, dijo Fernando Naranjo, gerente general Volaris Costa Rica.

La compañía de mexicana, cuyo mayor accionista es el millonario salvadoreño Roberto Kriete, cuenta entre sus principales accionistas a “Reconocidos inversionistas mexicanos de nacimiento”, que incluyen a María Cristina Kriete Ávila (esposa de Roberto Kriete), Emilio Diez Barroso Azcárraga, Pedro Aspe, Ignacio Guerra, el fondo mexicano de certificados de capital de desarrollo Discovery Americas II, y se auto clasifica como una aerolínea de “ultra bajo costo”, operando bajo el esquema: “Tu Decides”, lo que permite al pasajero pagar únicamente por los servicios que necesita, generando ahorros en el precio del boleto.