Veneno de serpiente para mejorar las cirugías

0
965

A nadie se le ocurre pensar que el trabajo de un cirujano sea sencillo. Menos aún cuando nos enteramos de algunos detalles. Por ejemplo, que ciertos pacientes necesitan medicamentos para evitar que la sangre coagule durante una operación. Para permitir que se mantenga el flujo sanguíneo. Pero claro, también necesitan que se cierren las heridas, para lo que hace falta que la sangre coagule. Que parece un problema sin solución.

Al menos, no tiene ninguna sencilla. Se han intentado varias opciones, pero ninguna está exenta de riesgos. La última alternativa, que está ahora mismo en fase experimental, es utilizar veneno de serpiente. En concreto una enzima que producen ciertas especies, y que hace que la sangre coagule casi de inmediato.

No sólo eso, si no que lo consigue incluso si al paciente se le ha dado heparina. La heparina es el medicamento más utilizado para evitar coágulos en enfermos que tienen riesgos de embolias. Pero lo más interesante no es que la enzima coagule la sangre, es que lo hace sólo localmente.

La batroxobina, que así se llama la proteína del veneno de serpiente, actúa principalmente de manera local. Empleando esta enzima se conseguiría lo que se busca, que la sangre fluya por todo el cuerpo pero que se coagule donde haga falta. Por ejemplo, en los lugares de incisión, después de las operaciones.

Sin embargo, esta opción no es perfecta. La batroxobina tiene un serio problema a la hora de emplearlo en cirugías. Que se disuelve muy rápido. Es decir, que no sólo actúa en el lugar en que se aplica, si no que entra en el torrente sanguíneo y desde allí se mueve por todo el cuerpo.

La clave en este caso es unirlo a una serie de nanotubos, que mantengan la proteína contenida. Sería algo así como aplicar una gasa microscópica impregnada en la sustancia coagulante. De esta manera se impide su dispersión, y también se facilita su acción.

De momento esta nueva técnica se está probando en ratas y ratones. Hasta que pueda emplearse en cirugías humanas aún falta tiempo. Pero sí parece una técnica prometedora.