Valencia avanza en la Copa del Rey

0
636

Un delantero necesita goles para sentirse importante. Negredo aprovechó la ocasión que le brindó Neville en la Copa del Rey para enseñar los que tiene guardados del periodo de ostracismo que sufrió con Nuno.

Negredo está deseoso de marcar goles. Ante el Granada hizo tres -dos de penalti- para sentenciar una eliminatoria que apenas duró un tiempo.

El resultado pudiera engañar porque ni el Valencia actuó de forma brillante ni el Granada se comportó como un equipo, al menos del centro del campo en adelante. La primera parte fue igualada, con ocasiones de ambos, unos por su dominio de la pelota y otros a la contra. Sin embargo, dos errores defensivos allanaron el camino de Negredo y Rodrigo al 2-0.

El Granada repitió el esquema el segundo tiempo. La zaga de cinco hombres funcionó peor. Vistos los números y el rendimiento de sus centrales podría ser la línea que más refuerzo necesita ahora que se puede fichar. Le costó sacar la pelota jugada. Estuvo lenta en la reacción y el socorro a los espacios.

El fondo de armario no es un problema para Neville. Dispone de jugadores suficientes para solucionar partidos como este. El Valencia incluso desconectó un rato en el segundo acto porque cualquier acercamiento a su portería fue insuficiente para que se le despertara sensación de agobio. Una cabezazo de Babin respondido por un gran parada de Ryan fue la mejor opción enemiga. Para terminar con cualquier duda contó con el penalti inocente de Uche a Santi Mina y otro de Doria a Negrego. El delantero lanzó los dos y celebró su triplete con una afición que coreó su nombre.

 

 

Marca