Una avalancha causa al menos 48 muertos en el noroeste de Colombia

0
574

Cuarenta y ocho personas han muerto en el municipio de Salgar, Antioquia (al noroeste de Colombia), debido al desbordamiento de la quebrada Liborina como consecuencia del fuerte aguacero que se registró en la madrugada del lunes, según el reporte oficial de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.

“Tras la emergencia, se declaró calamidad pública. Se reportaron también 27 personas heridas, las cuales fueron trasladas a centros asistenciales”, dice un comunicado que aclara que al menos hay 30 familias afectadas. El presidente Juan Manuel Santos ya se ha desplazado hacia el lugar del siniestro.

Unidades de rescate de varios municipios cercanos, así como de la dirección de Atención de Desastres de Antioquia, fueron enviadas para socorrer a las víctimas, en su mayoría del caserío La Margarita y en los barrios Las Peñitas y el sector Los Mangos, de Salgar, donde ha sido mayor el impacto de la avalancha.

Los heridos han sido trasladados al vecino municipio de Ciudad Bolívar, mientras que Santos anunció que el director la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Carlos Iván Márquez, estará al frente de la emergencia. “Afectados recibirán todo nuestro apoyo”, escribió el mandatario en Twitter.

Salgar se encuentra a 97 kilómetros de Medellín, tiene 18.000 habitantes y permanece sin agua, porque la avalancha se llevó parte de las conexiones del acueducto. Tampoco hay gas ni energía, servicios que han sido suspendidos como medida de precaución. Liliana Parra, habitante de Salgar y directora de la Fundación Orus, narró a Blu Radio que “la gente está colapsada, hay muchas prevenciones. No se sabe que se pueda replicar o algo”.

Santos sobrevoló la zona del desastre y explicó que declaró la situación de “calamidad pública” para poder utilizar de inmediato todos los recursos necesarios. El Gobierno indemnizará con cerca de 6.500 dólares por muerte y gastos funerarios a cada una de las víctimas y brindará ayuda humanitaria a los sobrevivientes.

La cifra de 48 muertos, que serán trasladados a Medellín para su plena identificación, puede aumentar, ya que continúa la búsqueda de numerosos desaparecidos. Las autoridades ambientales confirmaron que las lluvias continuarán en la zona de la tragedia.

Esta es la segunda tragedia que vive Colombia en menos de una semana. El pasado jueves, 15 mineros quedaron atrapados en una mina de oro artesanal en Caldas, centro del país, cuando el agua de un río entró en la mina.

La emergencia se produjo tras un fallo en el sistema de energía eléctrica que impidió que las motobombas sacaran el agua del río que permanentemente se filtra a la mina. Por el momento, los equipos de rescate han localizado cinco cuerpos.