Un tercio de las pequeñas y medianas empresas en El Salvador son extorsionadas

0
721
(DigitalPhoto/fusades/DL)

Un estudio elaborado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), socia del proyecto SolucionES, a través de su Centro de Investigación y Estadísticas (CIE), fue presentado el jueves. El estudio ofrece mayor conocimiento sobre el delito de extorsión en contra de la micro y pequeña empresa (MYPE).

El Proyecto SolucionES, respaldado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), presentó esta mañana el estudio “Extorsiones a la micro y pequeña empresa de El Salvador”, uno más de sus aportes estratégicos para enfrentar de manera integral la situación de violencia en el país.

El estudio realiza una caracterización del fenómeno de la extorsión, identificando sus principales particularidades, además, ofrece recomendaciones concretas para los tomadores de decisiones.

Los datos provienen de una encuesta realizada a 3,977 MYPE a nivel nacional, realizada en los meses de febrero a abril de 2015. Los resultados muestran que 42% de las MYPE fueron víctimas de un delito en los doce meses previos a la encuesta, siendo la extorsión el más frecuente (22%). La victimización de las MYPE tiene una fuerte correlación con la presencia de pandillas en su entorno; el 49% de las que están ubicadas en entornos con presencia de pandillas ha sido víctima de delito, mientras que el 28% ha sido víctima cuando no hay presencia de estos grupos.

La presencia de pandillas es más común en los municipios que forman parte de las primeras dos fases del Plan El Salvador Seguro, aunque en el resto de municipios la presencia es alta.

La mayoría de las MYPE son afectadas por la delincuencia aun sin ser, necesariamente, víctimas directas. Más de la mitad de las empresas que no han sido víctimas la calificaron como un problema y una de cada cuatro afirmó que había influido en la actividad de su empresa y en sus decisiones de inversión.

A partir del análisis de las variables obtenidas en la encuesta, se identificó que la victimización de las MYPE se comete a través de dos tipos generales de extorsión: sistemática (59%) y oportunista (12%). Ambas modalidades están relacionadas con las actividades delictuales de las pandillas.

Las extorsiones sistemáticas se cometen en un contexto de explotación permanente del entorno e involucra un contacto personal en el negocio con la víctima (64%). Este tipo de extorsión se caracteriza por múltiples pagos que varían en términos de organización y estructura, entre ellos los pagos periódicos (53%) y los esporádicos (22%).

La extorsión oportunista, por su parte, implica tácticas que buscan mantener la anonimidad del victimario, como el uso de teléfonos celulares para contactar a la víctima (51%), y métodos impersonales para la entrega de pagos, como depósitos electrónicos y remesas. Los extorsionistas oportunistas que logran recibir el pago de la víctima tienden a recibir solo uno (10%) o ningún pago (81%).

El estudio realizado muestra que las MYPE, en su mayoría, son víctimas de extorsiones de tipo sistemática; sin embargo, el discurso oficial y la estrategia gubernamental ubican a la telefonía celular como el foco alrededor del cual gira la extorsión, concentrándose así en la extorsión oportunista y no en la sistemática, que se caracteriza por la interacción personal entre víctima y victimario.

Los resultados de la encuesta confirman, además, la elevada “cifra negra” o “cifra oculta” presente en el delito de extorsión, la cual se produce por la falta de denuncias, en gran parte, por el miedo a represalias (54%), por la percepción de que no sirve de nada denunciar (24%) y, en algunos casos, por la misma falta de confianza en las autoridades (9.2%).

Entre las recomendaciones que este estudio presenta para prevenir el delito de extorsión están:

a) Ampliar el enfoque actual de la estrategia preventiva oficial para disminuir la incidencia de extorsiones cometidas en contra de la MYPE.

b) Incluir en la estrategia gubernamental para reducir la extorsión en contra de la MYPE componentes que ataquen: (1) las particularidades de las comunidades asociadas con el control e influencia de las pandillas a nivel local; (2) las estructuras de oportunidad para la comisión de extorsiones, que las hacen un delito atractivo para las pandillas.

c) Fortalecer las capacidades institucionales de análisis, para diseñar estrategias, políticas y planes efectivos y eficientes.

d) Realizar encuestas de victimización técnicamente diseñadas para la obtención de datos adicionales y complementar las cifras oficiales.

e) Revisar la lógica de atención a los municipios del Plan El Salvador Seguro (orden de atención a municipios, medidas, etc.)

La Alianza SolucionES es llevada a cabo por la Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo (FEPADE), la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), la Fundación Salvadoreña para la Salud y el Desarrollo Humano (FUSAL), Glasswing International y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), con el apoyo de USAID.