Trump gana terreno en las encuestas pero Clinton es aún favorita

0
855

La contienda por la Presidencia de Estados Unidos se ha cerrado en fechas recientes y la ventaja que la candidata demócrata Hillary Clinton tuvo en las encuestas sobre el republicano Donald Trump en varios estados clave se ha reducido o incluso disipado en algunos casos. Y a escala nacional, Clinton supera por apenas 1.8 puntos porcentuales al magnate en el promedio de encuestas de Real Clear Politics, cifra que cae hasta 1.1 puntos si se incluye en los sondeos a los candidatos del Partido Libertario, Gary Johnson, y del Verde, Jill Stein.

Eso ha suscitado fuerte escozor entre los demócratas y entusiasmo entre los seguidores de Trump, que han visto una clara tendencia al alza del candidato republicano en las semanas recientes.

Por ejemplo, el periódico The Hill afirma que la “formidable” ventaja que Clinton tuvo sobre Trump a escala nacional y en estados clave se está evaporando y Salon, no sin jiribilla, incluso titula un artículo al respecto con la idea de que el auge de Trump ha desatado algo así como un “pánico encuestero” (aunque luego desmonte que eso implique que Trump ganará la elección).

Pero es indudable que hasta el momento hay una tendencia visible favorable a Trump, que le ha permitido recuperar en los sondeos gran parte del amplio trecho que Clinton llegó a sacarle de ventaja tras la Convención Demócrata y la cadena de traspiés de Trump en julio, con ambos candidatos en virtual empate técnico a escala nacional.

Y Trump ha remontado en varios estados clave: según los promedios de RealClearPolitics, está ya arriba en Florida (por mínimos 0.7 puntos) y en Ohio (1 punto) y se acerca en Carolina del Norte y en Nevada (Clinton aventaja allí por 0.6 puntos y 0.8 puntos, respectivamente).

Eso se refrenda, por ejemplo, con los recientes pronósticos de encuestas de FiveThirtyEight, que dan a Trump 51% de probabilidad de victoria en Florida, 56.7% en Ohio, 53.9% en Carolina del Norte y lo colocan cerca de Clinton en Nevada, con 47.5% de probabilidad de triunfo. Además, en Iowa la ventaja del magnate en los pronósticos citados se ha ampliado para darle ahora un 61.1% de probabilidad de victoria.

Hace algunas semanas Clinton tenía una ventaja, en algunos casos muy amplia, en todos esos estados y un mapa electoral con tonos más rojos ha comenzado a preocupar a muchos ante la posibilidad creciente de que Trump gane la Presidencia.

Con todo, aunque la contienda se ha apretado, Clinton aún tiene la sartén por el mango. Ella puede perder el 8 de noviembre en todos los estados competitivos citados en los que Trump ha remontado (Florida, Ohio, Iowa, Carolina del Norte y Nevada) y aún así ganar la Presidencia gracias a los votos electorales de los estados ‘azules’ y firmemente demócratas que tiene en su cuenta, y en los que disfruta todavía de una ventaja considerable. Si Trump ganara todos los estados competitivos mencionados y los que son firmemente republicanos, sólo alcanzaría 265 votos en el Colegio Electoral contra 273 de Clinton (se requieren 270 votos para ser electo).