Quién es el Rey Carlos de Inglaterra? Durante casi setenta años ha estado esperando este momento

0
208

20 minutos.- Ascendió al trono a la edad de 73 años, haciendo historia como el monarca británico de mayor edad al comienzo de su reinado. Durante casi setenta años que Charles ha estado esperando este momerntos, un récord para un príncipe heredero, está más que listo. Inauguraciones, entregas de medallas, cenas de Estado, viajes y fiestas en el jardín ya no guardan secretos para él. Ha viajado a casi 100 países, conocido a muchos de los grandes de este mundo, estrechó millones de manos. Pero, ¿quién es este muevo rey de Inglaterra, mucho  menos popular que su madre Isabel II?

“Es un buen profesional de la monarquía, cree Michel Faure, autor de una biografía del príncipe Carlos. Será un rey bastante benévolo (…) pero muy diferente a su madre. Se dice de él que tiene ideas fijas sobre muchos temas, que es un hombre de pasiones que a veces han suscitado admiración ya menudo críticas.

A la sombra de Diana

Pero muchos saben poco sobre él, excepto su devastador divorcio de la Princesa Diana y la tragedia de su muerte lque casi le cuesta la Corona, su compromiso de larga data con el cambio climático y esos rumores con los que se deleitan los tabloides: un ayuda de cámara pondría pasta de dientes en su cepillo de dientes, otro plancharía sus cordones. Se dice que le cocinan siete huevos duros para asegurarse de que uno encuentre el favor de sus ojos, y usó una levita de 1984 para la boda de su hijo Harry con Meghan Markle en 2018: lo que él mismo confirmó en voz baja, explicando que él no le gustaba tirar cosas y aun así se metió en eso.

Carlos, Felipe,Arturo, Jorge e convirtieron en herederos del trono a los 3 y 3 meses cuando su madre de 25 años se convirtió en reina en febrero de 1952. A los 4 años y medio asistió a su coronación en la Abadía de Westminster entre su abuela y su tía Margarita. A la edad de 9 años, su madre le confirió el título de Príncipe de Gales. El mayor de cuatro hijos, creció tímido y solo, confiado a niñeras y una institutriz, luego enviado muy joven a un internado, en particular al muy estricto internado de Gordonstoun en Escocia. Luego estudió antropología, arqueología e historia en la Universidad de Cambridge.

Pero su título crea una distancia inevitable con este príncipe introvertido y torpe, con orejas de soplillo.

Fue coronado Príncipe de Gales por su madre en julio de 1969 durante una grandiosa ceremonia televisada, cumplió su deber militar de 1971 a 1976 en la fuerza aérea y la marina, antes de dedicarse por completo a sus obligaciones como heredero: un papel indefinido , “encargado de apoyar a la reina para asegurar la influencia de la monarquía”. Manejó lo mejor posible esta vida de espera, con pasiones a veces desconcertantes, a veces visionarias.

En 1976 creó su primera organización benéfica, Prince’s Trust, que desde entonces ha ayudado a más de un millón de jóvenes en dificultades. Seguirán otros, para los que el príncipe ha recaudado millones de libras para apoyar las causas que le son queridas, la ecología, la arquitectura, la educación. En total, es presidente o benefactor de más de 420 organizaciones benéficas.

Un matrimonio sin amor

Tras algunos maridajes y el paso de los años, el heredero de la Corona acordó en 1981 casarse sin amor con Lady Diana Spencer, una joven aristócrata virgen de 19 años, con la que tendría dos hijos, los príncipes William y Harry, antes de regresar, una vez cumplido su deber, en los brazos de su novia de la infancia, Camilla Parker Bowles, en ese momento casada con otro. La pareja galesa fue destrozada por tabloides y libros durante años, sacudió la monarquía y se separó oficialmente en 1992. Su divorcio, finalizado en 1996, se convirtió en una tragedia nacional con la muerte de la princesa Diana en agosto de 1997 en París, mientras ella era siendo perseguido por paparazzi. Charles ve caer su índice de aprobación al 4%.

El príncipe está deprimido pero aguanta. Una campaña de comunicación bien dirigida restaurará lentamente su imagen. Promete no volver a casarse y sigue por una vez las recomendaciones de sus asesores, no mostrándose en público con Camila. Pero él solo tiene un objetivo: lograr que la acepten.

Inimaginable unos años antes, la reina finalmente accedió a su nuevo matrimonio durante una ceremonia civil en 2005, a la que no acudió, pero organizó una recepción para los novios. Los británicos son sensibles a esta terquedad amorosa. Poco a poco su popularidad va en aumento, aunque los años de Diana nunca se han olvidado. El príncipe Carlos estaba a favor en un 54 % en agosto de 2021, según una encuesta de YouGov, muy por detrás de la reina (80 %), el príncipe Guillermo (78 %) o su nuera Kate Middleton (75 %).

hombre de convicciones

Con los años, su cabello se ha vuelto blanco, su tez se ha vuelto más roja. Siempre impecablemente vestido, Charles también se relajó, felizmente bromeando en público. Hombre de convicciones, no las oculta. Durante años ha insistido en la urgencia ante el calentamiento global. Defiende la agricultura ecológica, la medicina alternativa, los cortocircuitos.

Desde 2007 publica su huella ecológica (3.133 toneladas de CO2 en 2020 frente a las 5.070 de 2019). Y planta árboles con los que habla. En 2008, propuso un fondo mundial para luchar contra la destrucción de los bosques tropicales. También tiene un jaguar eléctrico, generalmente se salta el almuerzo y solo come carne en ciertos días. “En la década de 1970, era casi un visionario, pero lo llamaban excéntrico”, dice Penny Junor, autora de varios libros sobre la familia real británica. “Es un activista”, dijo Michel Faure. “Tiene ideas, quiere darlas a conocer y persuadir a sus súbditos de que son increíbles”.

Seguro de sí mismo, no le gusta que le contradigan y nadie lo intenta. “Es un poco egocéntrico, creció siendo el centro de su universo, y la gente le decía que era maravilloso”, dice Penny Junor.

En la década de 2000, había escrito a ministros del gobierno de Blair para hablar de salud, educación, pero también de la guerra en Irak o de la pesca ilegal de merluza negra, a riesgo de ser acusado de injerencia política. Defensor de la ruralidad, crítico de la arquitectura moderna -en los años 80 hizo descarrilar un proyecto de ampliación de la National Gallery-, creó en sus tierras del suroeste de Inglaterra dos pequeños pueblos, Poundbury en 1993 y Nansledan en 2013, basados en sus ideas de arquitectura tradicional y desarrollo sostenible.

¿Por fin popularidad?

También predicó un ecumenismo religioso inesperado para un futuro líder de la Iglesia Anglicana. Su forma de vida, a veces criticada, se ha alimentado hasta ahora de las rentas del Ducado de Cornualles, creado en 1337 para asegurar la subsistencia del heredero al trono. Estas 53.000 hectáreas de terrenos agrícolas, negocios y propiedades le reportan más de 20 millones de libras al año, incansable, sigue asegurando cientos de compromisos al año. Y pinta acuarelas en su tiempo libre.

Y ahora rey, ahora tendrá que respetar una estricta neutralidad. “Siempre tendrá un pequeño problema para controlarse”, dijo Michel Faure. “Entiende perfectamente lo que es la monarquía y cómo funciona nuestra constitución”, templa Penny Junor. Y según ella, con sus nuevas funciones debería llegar la popularidad que tanto le falta.