¿Que ocurrió en la reunión de la Celac llevada a cabo en El Salvador?

0
963

A puertas cerradas, por instrucciones de Venezuela, se realizó el pasado martes 2 de mayo la reunión extraordinaria de cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que debatió la situación venezolana.

La Cancillería salvadoreña se resistió a entregar la lista de los participantes del encuentro. Lo cierto es que la mayoría de las naciones no enviaron a sus cancilleres. El Gobierno salvadoreño confirmó que sí asistieron la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez; el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y el boliviano, Fernando Huanacuni.

Siete de los 33 países ni siquiera enviaron representantes. Las delegaciones inasistentes fueron las de Bahamas, Barbados, Brasil, Perú, México, Paraguay y Trinidad y Tobago. Otras naciones estuvieron representadas funcionarios de muy bajo nivel.

Brasil alegó que su inasistencia se produjo por la falta de consenso para la convocatoria, mientras el canciller peruano Ricardo Luna dio más detalles de las razones de las insistencias. Informó que Perú y otros países de la región decidieron no participar porque “Venezuela trató de imponer la agenda”.

Luna precisó que El Salvador, a cargo de la presidencia pro tempore de dicha instancia internacional, convocó a dicho encuentro para abordar temas por instrucciones del Gobierno venezolano. El objetivo de Venezuela era plantear como único asunto en agenda “tratar las amenazas al orden constitucional democrático” de ese país y “las acciones intervencionistas contra su soberanía, independencia e integridad”.

Según el canciller peruano, Perú y otros países de la región solicitaron a El Salvador precisar el alcance específico de la convocatoria y reprogramar la fecha de la reunión. “Ninguna de las dos solicitudes fue atendida. La presidencia pro tempore, a cargo de El Salvador, y Venezuela optaron por proseguir con la realización del encuentro, aunque la convocatoria no cumpliese con los requerimientos establecidos en las reglas de operación de la Celac”, cuestionó.

Con las inasistencias, ya era imposible obtener una declaración conjunta. Por las normas de funcionamiento de la Celac, estas se acogen por consenso. El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, en un receso del encuentro, explicó a periodistas la situación: “si hay un país que no está presente o hay un país que no está de acuerdo, evidentemente, no puede haber consenso y no se puede tomar resolución sobre el punto”, indicó.

Se conoció que después de la exposición inicial, a cargo de la canciller venezolana, ocho delegaciones tomaron la palabra, algunas para expresar su solidaridad con Venezuela y otras para llamar al diálogo y mostrar sus diferencias con el Gobierno venezolano.

Entre quienes cuestionaron al régimen de Maduro estuvo la representación de Colombia, que emitió duros señalamientos sobre la pretensión del mandatario venezolano de convocar una Asamblea Nacional Constituyente antidemocrática. “Ayer lo dijimos muy claro en la reunión de Celac no colabora para nada, este tipo de medidas que están en contra de la constitución venezolana, no pueden todos los días sacar una idea que sea no constitucional para que ver qué sucede” dijo al día siguiente de la reunión la canciller colombiana, María Angela Holguín.

“La vía que tiene Venezuela es que convoquen a las elecciones de alcaldes y gobernadores, que debieron ser el año pasado, que le devuelvan a la Asamblea Venezolana sus plenas funciones y la libertad a los presos políticos”, añadió.

Por su parte, Delcy Rodríguez invitó a incorporarse en la “mediación” con la oposición que intentan los expresidentes del Gobierno de España, Panamá y República Dominicana, José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández, a cancillerías de gobiernos aliados al régimen de Nicolás Maduro: las de El Salvador, República Dominicana, Nicaragua y San Vicente y Las Granadinas.

Llama la atención la posición de El Salvador sobre la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente. “El Salvador respalda todos los esfuerzos de diálogo donde participen los diferentes sectores”, porque “ninguna salida es viable si se excluye a la oposición y al Gobierno”, señaló el canciller Hugo Martínez.

El diplomático dijo que la reunión de la Celac serviría para “una ablandamiento del tema” antes de la reunión ordinaria de la Comunidad prevista para el 19 de mayo en República Dominicana, donde se espera retomar el tema.

No obstante, al llegar a Venezuela, la canciller Delcy Rodríguez recalcó que Venezuela ha salido victoriosa en la Celac: “Hemos logrado una gran victoria al obtener el respaldo al diálogo que se da en Venezuela (…) Este es el resultado relevante, sabemos que han vencido los pueblos de Nuestra América frente a las pretensiones imperiales”, señaló.

Por otra parte, aún está pendiente la cita de cancilleres de la OEA, que fue aprobada en su Consejo Permanente y que deberá también debatir la crisis en Venezuela, a pesar que esa nación notificó su salida de la organización, pero que solo puede hacerse efectiva dos años después.