Presentan ley para beneficiar pandilleros que quieran salir de las maras

0
510

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén presentó este lunes al legislativo un proyecto de ley para “reinsertar y rehabilitar” a los pandilleros que quieran abandonar los grupos criminales conocidos como “maras”.

Benito Lara, ministro de Justicia y Seguridad Pública, dijo que la ley busca frenar el crecimiento de las pandillas a través de programas de educación formal e informal, generación de empleos, proyectos productivos y cultura de paz, que irán dirigidos a la población expuesta a la influencia de estos grupos criminales.

“Esta ley busca incidir en todas aquellas personas, aquellos jóvenes que están expuestos a la influencia de maras y pandillas, aquellos que pueden tomar la decisión de salirse”, explicó.

“Esta ley va a permitir que todo aquel joven que esté en riesgo por pandillas (y) aquellos que no hayan cometido delitos, pues tengan una oportunidad de reinserción, de rehabilitación en la sociedad”, aseguró Lara.

En el texto, según el ministro, se establecen “los mecanismos” que tendrían que seguir los miembros de pandillas para acogerse a la normativa en caso de que sea aprobada.

“Hay mecanismos para verificar si alguien ha cometido delitos graves como asesinatos y para eso la Policía ya tiene esos mecanismos y si alguien tiene cuentas pendientes con la ley pues tendrá que pagarlas”, sostuvo.

La presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, dijo al recibir el proyecto de ley que: “es muy importante porque abre otras alternativas para aquellas personas que han cometido faltas, pero que aún no han cometido delitos y tienen una oportunidad de rehabilitarse, bajo compromisos claros, y reinsertarse a la sociedad”.

Sin embargo, reciente la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró que las pandillas y quienes las apoyen y financien son terroristas y los tribunales de justicia podrán imponer a los pandilleros penas severas de hasta 60 años de cárcel. La declaración de “terroristas” no diferencia a los que hayan o no cometidos delitos graves, sino, a los miembros de las estructuras criminales, sin importar rango o función dentro de dichas estructuras.