Pescadores hondureños piden protección a su Fuerza Naval para incursionar en aguas salvadoreñas

0
422

Pescadores hondureños en el golfo de Fonseca demandan más presencia de la Fuerza Naval de Honduras para evadir la persecución de patrulleras de El Salvador y Nicaragua cuando ingresan a las aguas territoriales de dichos países.

«Nosotros hemos visto la falta de patrullaje de la Fuerza Naval hondureña» en el golfo, dijo a periodistas el presidente del Comité para la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca (Coddeffagolf), Modesto Ochoa, durante un reciente recorrido por la zona.

«Cada día somos amenazados por las navales de Nicaragua y El Salvador que se introducen a nuestras aguas», aseguró Ochoa, quien es uno de los miles de pescadores hondureños que depredan la zona costera del golfo de Fonseca, cuyas aguas Honduras comparte con El Salvador y Nicaragua.

El pasado sábado, dos pescadores hondureños fueron capturados en aguas territoriales de Nicaragua por realizar pesca ilegal en aguas del Pacífico, informó el lunes la Fuerza Naval nicaragüense.

La captura ocurrió a una milla náutica de Punta San José, municipio de El Viejo, departamento Chinandega, en el noroeste de Nicaragua, según la misma fuente.

Sobre la situación de los pescadores en el golfo de Fonseca, Ochoa señaló que «actualmente se vive en la ley de la selva, de sálvese el que pueda, porque el pescador tiene el problema de que si va con su embarcación solamente saca para el combustible y muchas veces ni para eso», debido al agotamiento que sufre el golfo, por lo que se invaden aguas de los países vecinos.

Según Ochoa, el Gobierno que preside Xiomara Castro debería «subsidiar y acompañar a los pescadores para que puedan tener un mejor ingreso para su familia que les garantice una seguridad alimentaria más adecuada», sin importar el respeto al agua de sus países vecinos.

«Nosotros los pescadores no tenemos un subsidio o un bono como (lo tienen) los transportistas y otros gremios», dijo Ochoa, quien además señaló que la pesca en el golfo «va en detrimento» y «cada vez es menos el beneficio para los pescadores», dijo.

Julio Vanegas un pescador salvadoreño de la zona de Las Playitas, tiene muchos años de ser pescador y se queja del problema de los barcos hondureños y de naves industriales que «al ingresar al Golfo matan mucha larva con sus redes, por ejemplo, sacan un changazo (tipo de redes) de seis canastos de chacalín y de esos solo les sirve dos y el resto lo lanzan al agua, pero muerto, y ese producto contamina y daña el pescado o camarón pequeño».

Según la Fuerza Naval, la multa para los barcos que son sorprendidos pescando en las aguas territoriales de El Salvador en el Golfo de Fonseca y su bahía es de ocho mil dólares. Sin embargo, los pescadores critican la labor de dicha institución que, según ellos, no hace cumplir la normativa que rige al Golfo.

Se calcula que entre 12.000 y 14.000 hondureños viven de la pesca artesanal en el golfo de Fonseca, de los que algunos, incluidas mujeres, reciben asistencia de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).