Suspenden a médicos internos que pararon labores en hospitales en apoyo a dos galenas

0
431

El Ministerio de Salud, sancionó a 48 médicos internos que participaron el jueves en un paro de labores temporal en el Hospital Rosales. La suspensión será efectiva mientras se termina el proceso para destituirlos definitivamente.

De acuerdo a las notificaciones de retiro de los internos, las autoridades del hospital manifestaron que el paro de labores provocó “una desatención a los pacientes”.

El grupo de médicos que forman parte del «staff» de internos del Hospital Rosales y del Hospital de la Mujer “Dra. María Isabel Rodríguez”, en San Salvador, que participaron en el paro de labores temporal el jueves por la mañana, fueron suspendidos de sus oficios por la noche.

La administración de los nosocomios, por instrucciones de las autoridades de Salud, abrieron procesos sancionatorios por supuesto abandono de labores ante las Comisiones de Servicio Civil de las respectivas instituciones.

«Se van los 48 internos» informó a periodistas la Secretaria de la Mujer del Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Salud y Asistencia Social (SITMSPAS), Jaqueline Hernández.

Los médicos iniciaron un paro de labores temporal para mostrar su apoyo a la doctora Beatriz Monteagudo y la residente Ángela Ferrer, quienes fueron sancionadas y separadas de sus labores el pasado 20 de mayo tras ofrecer su opinión en redes sociales con respecto a los actos vandálicos que cientos de personas cometieron escudándose en una camiseta deportiva. Las galenas no dejaron de cumplir sus obligaciones hasta que fueron avisadas por publicaciones oficiales también en redes sociales de su suspensión.

Hernández advirtió que “no estamos dispuestos a negociar” los derechos de las profesionales suspendidas exigiendo al ministro de Salud, Francisco Alabi, se abra al dialogo para reinstalar a las involucradas “esto es un mensaje directo y claro, no estamos de acuerdo es una injusticia queremos que se resarcen los daños”.

Sin embargo, la respuesta oficial fue la suspensión y advertencia de liquidación a los 48 médicos que realizaron el paro de labores, que fue aplicado por un día y no afectó la atención de los pacientes que ya se encontraban recibiendo tratamiento en las instalaciones de los hospitales.

«Este hospital acuerda suspéndase previamente de su cargo al bachiller a partir del 21 de julio del presente año, mientras se tramitan las diligencias de destitución en su contra, ante la Comisión de Servicio Civil de éste hospital y la cual durará hasta que se pronuncie la respectiva resolución definitiva», expone una de las cartas extendidas a los internos suspendidos.

La carta girada a los galenos manifiesta falsamente que el paro de labores provocó “una desatención a los pacientes” de áreas de servicios de cirugía general, neurocirugía, otorrino y otras especialidades.

Las cartas que recibieron los médicos internos, iban firmadas por los directores de los hospitales donde prestan servicios.