OEA preocupada por irregularidades en escrutinio electoral en El Salvador

0
531

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (MOE/OEA) instalada en El Salvador con motivo de los comicios presidenciales y legislativas del pasado 4 de febrero ha evidenciado su preocupación por irregularidades en el escrutinio final.

«La Misión ha observado una falta de control por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE) sobre el desarrollo de esta etapa en la que, en muchas ocasiones, las decisiones quedan en manos de los representantes de los partidos políticos», denunció el organismo en un comunicado en el que apunta que, aunque los miembros de las mesas en las que se cuentan los votos disponían de «un instructivo para llevar a cabo sus tareas», los procesos de revisión «no se realizaron de manera estandarizada».

Esto se debe, según la MOE/OEA, a la «deficiente» capacitación de las personas a cargo de la digitalización, y a que «en la mayoría de casos» el contenido de estas instrucciones «no se conoce, no se tiene en cuenta, o no responde a los casos que se presentan», lo que «ha provocado retrasos y diferencias importantes en los tiempos de procesamiento».

La Misión señaló también que «no se ha respetado el número de vigilantes establecido por partido político» y que el Partido Nuevas Ideas no solo «cuenta con una cantidad de personas notoriamente superior que el resto», sino que «en ocasiones ha asumido una actitud dominante e intimidatoria contra las personas que representan a otros partidos y contra los observadores», una actitud que el grupo ha rechazado «enérgicamente».

Así las cosas, la MOE ha instado a las autoridades a informar «a todas las partes involucradas en el escrutinio sobre el rol de los observadores» y ha pedido que se «respeten los acuerdos firmados que permiten a sus integrantes realizar el trabajo técnico para el que fue invitada».

En la misma línea, desde la OEA han hecho hincapié en el papel «fundamental» del TSE en el proceso de escrutinio y han requerido que «asuma el control» y garantice un espacio de «equidad y transparencia» para funcionarios, militantes, observadores nacionales e internacionales y periodistas durante el escrutinio y también «de cara a las elecciones municipales que se celebrarán el 3 de marzo» para que «lo acontecido en las elecciones presidencial y legislativas no ocurra nuevamente».