OEA advierte preocupación por acontecimientos en Guatemala

0
934

La Organización de Estados Americanos, OEA, aprobó este lunes una resolución en la que recomienda a Guatemala que debe aplazar ni adelantar sus elecciones señaladas para el  6 de septiembre próximo pese a la crisis política que vive el país.

Diferentes organizaciones del espectro civil han reforzado sus peticiones de que renuncie el presidente Otto Pérez luego que el Congreso decidió formar antejuicio al mandatario supuestamente vinculado al escándalo por corrupción en el caso de “La línea” que ya ha provocado la renuncia de tres altos funcionarios y la captura de por lo menos otros seis.

Ese es el mensaje unificado que ha enviado el continente este lunes desde Washington, donde los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobaron por aclamación una resolución que respalda los tiempos electorales fijados.

El texto apoya explícitamente “la celebración de las elecciones generales de 2015 en la fecha convocada por el Tribunal Supremo Electoral de Guatemala”, es decir, el 6 de septiembre.

Héctor Timerman, canciller de Argentina, el país que presentó la propuesta de resolución que no estaba originalmente en la agenda de la asamblea, justificó el paso por la “preocupación con la situación de Guatemala en momentos en que se encamina hacia un proceso electoral”.

“Los pueblos de nuestra región han pagado con sangre por ese derecho a vivir bajo el orden constitucional y por el derecho a la observancia de todas las normas que garantizan la vida bajo las instituciones democráticas”, dijo Timerman. “Argentina cree que es importante apoyar ese proceso electoral como base sólida para seguir viviendo en un Estado de derecho”, agregó.

La resolución también recibió el respaldo explícito del nuevo secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro.

“Es muy importante tomar medidas que tengan un efecto positivo y preventivo en la dimensión política de participación que tiene que tener la OEA en los principales asuntos del continente”, valoró ante periodistas antes de comenzar las sesiones de la tarde, donde la propuesta sobre Guatemala fue aprobada nada más comenzar la reunión.

El canciller guatemalteco, Carlos Raúl Morales Moscoso, agradeció una acción que, dijo, “apoya la estabilidad política del país”.

La resolución dice además valorar “el compromiso del Gobierno guatemalteco por el desarrollo de un proceso electoral libre y transparente”. Y llama a los actores políticos, económicos y sociales del país centroamericano a que “ejerzan un papel constructivo y equilibrado para fortalecer la democracia en el país”.

Un mensaje que no ha gustado nada a la parte de la sociedad civil que en Guatemala viene reclamando no solo la renuncia de Pérez Molina, sino también el aplazamiento de las elecciones al menos hasta noviembre o diciembre para poder implementar reformas a la ley electoral y la de partidos que permita romper el aparente círculo vicioso de corrupción e impunidad en las cúpulas del país. “Si se mantiene el calendario electoral, tendremos más de lo mismo por otros cuatro años”, advirtió la periodista y defensora de derechos humanos Iduvina Hernández a este diario.

Para la activista de la organización Seguridad en Democracia (SEDEM), esto responde a “un acto desesperado del Gobierno guatemalteco por conseguir apoyo internacional, con el interés perverso de usar la resolución como espaldarazo a un gobierno evidentemente debilitado por los escándalos de corrupción”.

Pero para el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, lo que debe primar es “el apego y respeto a leyes internas de cada país” y una misma regla para todos los Estados, ya se trate de Guatemala o de Venezuela, subrayó.

“Lo que no podemos tener es una mirada hemipléjica, mirar para un lado de una manera y mirar para otro en la misma situación de otra. Lo mejor es el respeto a las normas”, indicó. Por ello, declaró a periodistas, “si la ley y la Constitución de Guatemala establecen que hay elecciones en una fecha determinada, esa fecha no puede modificarse. Que se hagan las elecciones, que se continúe con el proceso y que después se cambien las reglas sobre la corrupción”.