Obispos pedirán pronta canonización de Romero

0
711

Una comitiva de obispos, sacerdotes y laicos de la Iglesia católica salvadoreña se reunirán el 30 de octubre con el papa Francisco, para pedirle “la pronta” canonización del recién nombrado beato arzobispo Oscar Arnulfo Romero, informó el domingo el arzobispo capitalino, José Luis Escobar Alas.

“Vamos a darle las gracias (por la beatificación), pero además vamos a pedirle la pronta canonización de monseñor Romero y la beatificación del padre Rutilio Grande, eso se lo diremos personalmente”, dijo Escobar Alas en conferencia de prensa luego de presidir la misa dominical en Catedral.

El prelado informó que la delegación salvadoreña que estará conformada por todos los obispos del país, en la que han incluido algunos sacerdotes y laicos y dos funcionarios del gobierno, será recibida en el Vaticano el 30 de octubre.

Escobar Alas dijo que durante la entrevista con el papa Francisco, “le vamos a reiterar la invitación que ya le hemos hecho para que venga al país. Ojalá tengamos pronto la visita de su Santidad y sea para canonizar a monseñor Romero y a la vez beatificar al padre Rutilio Grande, ojalá”, agregó.

El 23 de mayo, 35 años después de que fuera asesinado, la Iglesia católica elevó a Romero a la categoría de beato y mártir de la fe.

La Iglesia católica salvadoreña ha comenzado el proceso diocesano para la beatificación del padre jesuita Rutilio Grande, el primer sacerdote salvadoreño asesinado por su trabajo pastoral en una las zonas más pobres del país, donde organizó las comunidades eclesiales de base.

Rutilio Grande, fue asesinado el 12 de marzo de 1977, junto a Manuel Solórzano, de 72 años y Nelson Rutilio Lemus, de 16, cuando fueron emboscados en una carretera rural del municipio de Aguilares.

El “padre Tilo” como lo llamaban sus amigos y feligreses, era muy amigo de monseñor Romero y varios analistas e historiadores creen que este asesinato es el que empujó a Romero a acercarse peligrosamente a la guerrilla y el movimiento de masas.

Escobar Alas explicó que la visita al papa es una práctica es parte de una costumbre cuando se ha beatificado un miembro de la iglesia de un país determinado y no es él que lo hace personalmente, entonces los obispos van al Vaticano a darle las gracias.

El prelado aclaró que aún no tiene ninguna comunicación del Vaticano sobre la canonización de Romero, pero explicó que el proceso está concluido y lo que queda es que la Congregación para los Santos compruebe un milagro del beato.

En cuanto a Rutilio Grande dijo que “estamos siguiendo el proceso con mucha claridad queriendo que pronto avance y finalice, pero depende del proceso mismo y será la Congregación de los Santos que diga, y el papa quien diga las fechas”.

“Nosotros no sabemos nada, pero sí lo vamos a pedir”, la pronta canonización de Romero y la beatificación de Rutilio Grande.