Nuevas Ideas, de Nayib Bukele, se hizo con la mayoría absoluta en la Asamblea

0
223

El partido oficialista Nuevas Ideas obtuvo 54 de los 60 diputados que integrarán la Asamblea Legislativa para la legislatura 2024-2027, de acuerdo con la formalización de resultados presentada por el Tribunal Suprema Electoral (TSE) el lunes por la noche en cadena nacional de radio y televisión.

La mayoría absoluta del oficialismo le permitirá al partido de Nayib Bukele, sin necesidad de consultar o tener el respaldo de otros partidos, aprobar o reformar leyes o nombrar a magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), al fiscal general o el titular de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, tal y como ya lo hizo en el actual periodo, colocando funcionarios genuflexos y obedientes.

De acuerdo con el escrutinio final, el Partido de Concertación Nacional (PCN) obtuvo dos diputados y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) logró uno. Ambos partidos son aliados serviles a Nuevas Ideas.

Sin embargo, la nueva legislatura tendrá 6 diputados que jugarán al «peón envenenado».

Peones envenenados

En el ajedrez, el «peón envenenado» es una pieza que el contrincante cree le ha sido entregada de manera fácil, pero no lo es, es entregado para causar un daño mayor a la pérdida.

La oposición estará representada, según el oficialismo sin mayor incidencia en las decisiones que tome la Asamblea. Dos diputados de la Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, y otro del partido Vamos. Los nuevos diputados tomarán posesión de sus cargos, según la Ley Electoral, el 1 de mayo.

Esos tres diputados, liderados por Claudia Ortíz, serán capaces de provocar más daño del imaginado por Bukele cuando le pidió al pueblo salvadoreño no dejar entrar a la nueva legislatura «ni un diputado de oposición».

El Tribunal Electoral dio a conocer los resultados 15 días después de la elección, luego de que el 4 de febrero los integrantes de las Juntas Receptoras de votos tuvieran problemas para la transmisión de resultados. Esos inconvenientes llevaron a las autoridades electorales a probar un fallido recuento manual.

Mientras tanto, Nayib Bukele ganó un segundo mandato en las elecciones presidenciales del 4 de febrero con 2.700.725 sufragios, el 84,6% de los votos, por encima de los cinco candidatos opositores, indicó el Tribunal el 9 de febrero, luego de admitir acciones que «dificultaron» la transmisión de los resultados primarios el día de la votación. El ente electoral difundió el sábado el acta de escrutinio final de la elección de presidente y vicepresidente de El Salvador para el periodo 2024-2029, en la que ratifica los resultados.

Denuncian supuestas irregularidades

La oposición política denunció durante la jornada del recuento de votos lo que considera irregularidades que favorecieron al partido oficialista y acusaron de parcial la actuación del Tribunal Supremo Electoral al permitir acciones contrarias a la ley electoral, algo que los magistrados han rechazado.

Los opositores cuestionaron en la última semana, durante el tiempo que duró el escrutinio final, la transparencia del recuento ya que en varios paquetes electorales detectaron que en algunas Juntas Receptoras de Votos la suma de los sufragios adjudicados a los partidos no correspondía a la cantidad de personas que había votado, pero que las autoridades se negaron a cotejar las firmas de los votantes en el padrón y la cantidad de papeletas sobrantes. Cada Junta Receptora de Votos tenía a su disposición, según el TSE, un total de 700 papeletas.

Otra de las denuncias hechas por la oposición es que se encontraron papeletas sin dobleces, ya que por el tamaño de las mismas eran necesarios para que las personas pudieran meterlas en las cajas tras emitir el voto. Otra de las supuestas irregularidades es que se encontraron papeletas marcadas con plumón y el día de la elección se usaron crayolas.

Por eso, los partidos Vamos, Nuestro Tiempo, ARENA y el FMNL presentaron el lunes ante el TSE una solicitud de nulidad de la elección legislativa para que se repita la votación.

Sin embargo, uno de los genuflexos magistrados del TSE dijo el lunes, horas antes de que los partidos presentaran la petición formal de nulidad, que ya pasó el plazo para impugnar el resultado, curando en salud a su patrón.

“Son 24 horas después de haber concluido el proceso electoral. Es decir, después de las 5 de la tarde del 4 de febrero los partidos o cualquier persona tenía el derecho de solicitar la nulidad o repetición de las elecciones, por 24 horas”, dijo Noel Orellana, magistrado del TSE, sin vergüenza alguna.

El TSE se pudo tomar 15 dias para responderle al pueblo con datos, pero los partidos, según Orellana, pueden interponer recursos para algunas partes del acta final sobre el escrutinio definitivo, antes de conocer los resultados.

El artículo 324 del Código Electoral de El Salvador establece 3 causales por las que se puede pedir la nulidad del escrutinio definitivo dentro de los tres días siguientes a la notificación. Las causales son las siguientes:

Por falta de notificación a los partidos políticos o coaliciones contendientes del lugar, día y hora del escrutinio Por no haberse cumplido con el procedimiento establecido en el Código Electoral Por falsedad de los datos o resultados consignados en las actas y documentos que sirvieron como base para el escrutinio final y que variaron el resultado de la elección.

El fiscal general, Rodolfo Delgado, por su parte dice que ellos han sido observadores y garantes de la legalidad del proceso llevado a cabo por el TSE.