Niña migrante salvadoreña de 4 años es herida de bala en “la Bestia”

0
693

Una niña de cuatro años procedente de El Salvador, que intentaba llegar con su madre a Estados Unidos con otros indocumentados, fue baleada por delincuentes que dispararon contra el tren llamado “la bestia” en México.

Agentes de la Patrulla Fronteriza de Texas de la estación de Weslaco rescataron a la mujer y su hija en la madrugada del martes.

La mujer le dijo a los agentes de la Patrulla Fronteriza que su hija Emily había recibido un disparo días antes en México por contrabandistas durante un robo.

De acuerdo a Patrulla Fronteriza, la madre les indicó que ella y su hija se montaron en un tren de México a EEUU cuando un grupo de hombres armados subieron al tren detenido y ordenaron a todos que bajaran del tren y agredieron a varias personas robándoles sus pertenencias.

El crimen se produjo cuando el tren pasaba por Charcas, en San Luis Potosí, donde es común que bajen a los inmigrantes. Los hombres presuntamente pertenecen a una organización de contrabandistas.

Según la mujer, uno de los individuos armados golpeó a un hombre con su arma de fuego lo que causó que el arma disparara una bala en el hombro izquierdo de la menor.

La niña herida fue tratada en un hospital en México, donde le extrajeron la bala pero no le dieron medicamento. Fue recién cuando llegó con su madre al valle del Río Grande, cuando la patrulla fronteriza las detuvo y las mandó de nuevo al hospital.

El oficial Isaac Villegas, de la patrulla fronteriza, afirma que los atacantes son “delincuentes sin corazón”: “Los coyotes están contando mentiras a los inmigrantes cuando vienen”, diciéndoles que “va a ser fácil, ellos te la van a cuidar”.

México se ha convertido en una trampa mortal. La red de documentación de las organizaciones defensoras de migrantes indica que el año pasado más de 1,700 migrantes señalaron haber sido víctimas de algún delito.

Pero miles de casos más quedan en la impunidad, como señala la activista Jessica Solís, quien también viajó en “la Bestia”. Ella pide “que los protejan, que los ayuden” a protegerse de la violencia.

Algunos inmigrantes que han llegado recientemente a Los Ángeles denuncian que son innumerables los casos de crueldad por parte de las bandas criminales en México y que no se hace nada al respecto.

Lo último que se sabe de Emily y su madre es que ya fueron dadas de alta del hospital y que se encuentran en un alberge en McAllen, Texas.