Ministra de Trabajo posterga la vigencia del incremento al salario mínimo

0
1100

Luis Cardenal, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) denunció que la ministra de Trabajo, Sandra Guevara, mantiene secuestrada la aprobación del incremento del 15% al salario mínimo.

Guevara tiene como obligación presentar a la presidencia de la República la decisión del Consejo Superior del Salario Mínimo de incrementar el salario mínimo de los salvadoreños un 15% distribuido en un lapso de tres años. “Se ha quedado sin mandar las observaciones y convoca a los miembros a escuchar a los sindicatos, ahora está mandando amenazas de que va a desmantelar el Consejo y nombrará adeptos”, explicó Cardenal.

“Ya nuestros trabajadores estarían disfrutando del aumento si no fuera por el empecinamiento de la ministra”, dijo Cardenal en la entrevista Frente a Frente, dirigida por Moisés Urbina en la Telecorporación Salvadoreña, TCS.

Desde el pasado mes de junio, los representantes de los sectores privado y laboral en el Consejo Superior del Salario Mínimo, aprobaron el aumento, pero debido a que la representante del Ejecutivo prefiere utilizar el tema políticamente no se ha podido concretizar la mejora en el ingreso mensual de los trabajadores más pobres del país.

Según la ANEP, unos 80 mil jóvenes que se gradúan de educación media cada año y unos 30 mil universitarios aspiran a una fuente de empleo. Sin embargo, durante el 2015 sólo se crearon seis mil plazas nuevas, por lo que el déficit de empleo se acrecienta cada año.

El líder de la más importante organización patronal en el país manifestó que “Desearíamos que el salario mínimo sea de $500 pero la economía es como las matemáticas, es de números”, descalificando la propaganda gubernamental que demanda un aumento de $300 de una sola vez, situación que llevaría a la quiebra a la empresas privada, generando más desempleo, aseguró Cardenal.

“Los políticos piensan en las próximas elecciones no en las próximas generaciones”, acotó el presidente de ANEP.

En El Salvador apenas un 28 % del empleo formal, mientras un 72 % se encuentra en el sector informalidad, sin generar impuestos ni bienestar social para las grandes mayorías, argumentó Cardenal.

Por su parte, Agustín Martínez, vice presidente de la gremial consideró que “Es tiempo de dejar posiciones ideológicas, políticas y trabajar para El Salvador, para los jóvenes”.

“Es tiempo de empezar a ver hacia adelante”, dijo Martínez. “El Gobierno debe ser apenas un árbitro para que las partes lleguemos a acuerdos”, aseguró.