México, el país en donde el narco manda, de facto

0
264

México vive una permanente ola de violencia que, como siempre, encuentra caldo de cultivo en la ineficacia gubernamental y que genera todos los visos de tener un mandato alterno: el del crimen organizado, que decide cuándo se hace o deja de hacer cualquier cosa. Es el caso de la tregua propuesta por las madres buscadoras de Sonora y Tamaulipas. Estas organizaciones han pedido a los cárteles de la droga que les permitan buscar a sus desaparecidos en paz, sin amenazas ni asesinatos.

Ceci Patricia Flores Armenta, lideresa de las Madres Buscadoras de Sonora, publicó un mensaje a través de la cuenta oficial de esta organización. Destacó que ya algunos cárteles (tres) han aceptado la tregua para dejarles realizar la búsqueda sin violencia de por medio. Asimismo, instó a que más agrupaciones hagan lo mismo, todo en búsqueda de una paz compartida, después de toda la violencia que han padecido durante estos años de incertidumbre —el colectivo nació en el 2019—.

«Hoy en este México, los cárteles deciden entre la paz y la guerra, pero necesitamos calmar tanta cólera, el país quiere vivir tranquilo, nuestras familias en paz, poner por sobre todo, al ser humano. Que se sumen todos a la tregua de paz, por amor a los hijos y seres queridos», arrancó el mensaje oficial, que luego, en voz de Flores, hace un repaso sobre los acuerdos conseguidos y lo importante que eso resulta en un clima donde prevalece la inseguridad.

«Queremos compartir que los cárteles ya están aceptando este pacto de paz. Celebro que pedir esto tenga eco. A los demás cárteles, piensen en sumarse. A nadie le gusta verse en peligro. Como ya lo dijeron los que respondieron al llamado, todos somos padres, madres, hermanos. Ya se derramó mucha sangre. Es un llamado respetuoso para que se sumen a este gran llamado de paz. Estamos a tiempo de calmar la cólera. Invitamos a las personas que nos causan dolor a que se sensibilicen, que ya no los desaparezcan. Con la muerte han pagado su deuda. Se los dice una madre que está muerta en vida. Desde hace ocho años que perdí a mi primer hijo, y cuatro que perdí al segundo», explicó Flores.

El mes pasado, cuando este idea de pactar paz surgió por parte de Delia Icela Quiroa Flores, defensora de Derechos Humanos y portavoz del Colectivo Nacional de Víctimas Diez de Marzo y Unión de Colectivos de Madres Buscadoras en Tamaulipas, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respaldó la iniciativa. «Yo estoy de acuerdo, ojalá y se lograra la paz, es lo que deseamos todos, que no haya violencia, homicidios, que no haya agresiones, porque se afecta a todos. Yo sí, todo lo que signifique hacer a un lado o no usar la violencia lo apruebo”, señaló el mandatario en conferencia de prensa.

Esta semana se difundió un video de presuntos integrantes del Cártel del Noreste, en el que aceptan la propuesta y apelan a un sentido humanístico raramente visto en estas organizaciones. “No tenemos miedo a nadie ni es debilidad, pero es momento de pensar que como mexicanos toda la población se puede beneficiar de una ley de justicia transicional y una justicia de paz, para que el pueblo de México por fin viva con la paz y tranquilidad que se merece”, se escucha decir en el video.

México cerró el 2022 con 109 mil desaparecidos. Flores denunció haber sido víctima de amenazas de muerte, y el colectivo en general padeció la falta de protección al momento de realizar sus labores de búsqueda. Ahora, al parecer, los cárteles, algunos, han aceptado un nuevo planteamiento, pero eso dice todo de la tragedia que es México: son ellos los que deciden cuándo hacerlo.