Los bochincheros atacan de nuevo

0
826

Por  Mauricio Eduardo Colorado.-

Esta vez ha sido en Nueva Trinidad, Chalatenango, en donde se presentaron los bochincheros para impedir una actividad de la Sala de lo Constitucional relativa a dar a conocer los derechos constitucionales a la población, actividad acompañada del reparto de ejemplares gratuitos de la Constitución, a efecto de que mayor número de ciudadanos la conozcan.

Sin embargo, las dóciles huestes del FMLN, estaban preparadas para boicotear la sana labor educativa de la Corte Suprema de Justicia. Las fotografías que nos mostraron los medios de comunicación, fueron explícitas al aparecer  gente muy humilde, acompañadas de niños que apenas cumplen con un incipiente uso de razón, pero que contenían pancartas insultando a los magistrados de la Corte  y acusándolos de traidores y de otras actividades que escasamente pueden comprender esas sencillas personas.

Como decía un comentario de otro medio, ¿que capacidad tiene un niño de esa edad para saber que significa la palabra Magistrado, y mucho menos que sea traidor? ¿Traidor a qué? Me preguntaría yo. Por otro lado cabe preguntarse  ¿Qué es lo que los Magistrados llegaban a explicar a la población, que el organizador del bochinche no quería que la población se enterara?  En realidad produce lástima ver como los activistas profesionales mueven de un lado a otro a los bochincheros para crear la imagen de que el pueblo está en contra o a favor de determinado asunto.

También es penoso que los organizadores de estos eventos utilicen a gente que suponemos humildes y mas que eso necesitados, que asisten a cambio de un almuerzo o una bonificación pecuniaria insignificante, pero que tan grave es la necesidad que aceptan. Consecuencia  del bochinche que comentamos ha sido el temor que sufre la población y el riesgo de que la actividad se desborde y se causen daños materiales y personales en el movimiento político.

El escaso tiempo transcurrido desde la visita del Alcalde Bukele a las instalaciones de la Fiscalía, en las mismas condiciones amenazantes de turbar la paz pública, y de la actividad por medio de la cual las turbas rojas desplazaron físicamente a manifestantes pacíficos en El Salvador del Mundo, nos demuestra que tales manifestaciones no son espontáneas, sino que manipuladas, con el objetivo de provocar miedo entre la población, para dejar el campo libre al partido de gobierno en imponer por la fuerza, lo que no han podido ganar por las vías legales. O a la solitaria manifestante frente a Casa Presidencial  que fue desalojada con la UMO.

Quien gobierne nuestro país, sea quien sea,  debería entender que siempre habrá quien resista las arbitrariedades y los abusos de poder. Las argucias y trucos para imponer voluntades y sojuzgar  el pensamiento humano, siempre tiene oposición en la naturaleza del ser humano, que nace libre por su vocación humana.

Los grandes imperios comunistas, han caído violentamente, o se han transformado gradualmente a sociedades democráticas ante el fracaso estrepitoso de las ideologías totalitarias que pretenden transformar al ser humano en esclavo. Nuestras constituciones mantuvieron vigente un artículo que prohibían las doctrinas contrarias a la democracia.

Sin embargo, tal artículo desaparecio cuando se aceptó que la humanidad tiene derecho a pensar de cualquier modo, aunque no a imponer su pensamiento a nadie. El comunismo está desfasado, porque provoca pobreza, y eso va contra la naturaleza humana. Las actividades de los bochincheros, pasaron de moda, y deben ser erradicadas.

La historia no se puede detener artificialmente, bajo pena de caer en retrocesos impopulares que se revierten a sus instigadores. Aprovecharse de la sencillez de la gente humilde, es un crimen que al final se paga con réditos. La sociedad humana, camina en su desarrollo natural. El regreso histórico y social, nos llevaría a la época de las cavernas.