La precaución de los inversores hace derrumbar de nuevo al petróleo

0
745

El temor de los ejecutivos luego de la toma de ganancias por las alzas de la semana pasada provoca que el barril del crudo estadounidense WTI y el europeo Brent pierdan más del 4 por ciento. También influyen las preocupaciones por una posible desaceleración en el crecimiento económico global que debilite la demanda, y las persistentes señales de abundantes suministros.

“Lo bueno dura poco”, asegura el refrán que parece cristalizarse en los mercados de valores de todo el mundo, entre ellos, el del petróleo. Tras la breve ganancia de la semana pasada, este martes el valor del crudo vuelve a bajar por segundo día consecutivo afectado por la precaución de los inversores luego de haber recogido utilidades.

A las 16:45 horario GMT el barril de crudo estadounidense WTI para entrega en agosto se derrumbaba el 4,37%, hasta quedar en 46,85 dólares. Mientras que el petróleo europeo Brent, que se extrae del Mar del Norte, bajaba un 4,13% para entrega en septiembre, para ubicarse en USD 48,03.

El desplome en el valor del crudo también se producía en medio de las preocupaciones respecto a que una posible desaceleración en el crecimiento económico global debilite la demanda, y a las señales persistentes de abundantes suministros en el mercado.

El banco británico Barclays dijo en un reporte que la preocupación sobre la economía global estaba pesando sobre el mercado del crudo.

“El deterioro en la perspectiva económica global, la incertidumbre del mercado financiero y los efectos sobre áreas clave del crecimiento de la demanda petrolera probablemente exacerben las ya mediocres tendencias de crecimiento de la demanda”, indicó.

El precio del crudo ya había caído el lunes luego de que el ministro de Energía saudí, Khaled al Faleh, y el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) coincidieran en que el mercado global del crudo se dirige a un equilibrio y que los precios reflejaban esto.

Sin embargo, analistas de Morgan Stanley afirmaron que también hay señales de que los precios podrían caer de nuevo, apuntando a un estancamiento en la demanda de gasolina y mayores suministros de crudo de Canadá y Nigeria tras problemas de producción.

Al menos dos cargueros que transportan componentes para elaborar gasolina tuvieron que anclar en el puerto de Nueva York ante la imposibilidad de entregar su carga. Y varios tanques con gasolina también fueron desviados, remarcando el reciente problema de exceso de suministro.

La Corporación Nacional de Petróleo de Nigeria aseguró la semana pasada que la producción está subiendo tras las reparaciones realizadas luego de ataques en el Delta del Níger, que debilitaron la producción a mínimos de 30 años.

Asimismo, un acuerdo para unificar las corporaciones nacionales petroleras rivales en Libia podría allanar el camino para que el miembro de la OPEP aumente su producción, que actualmente alcanza 1,6 millones de barriles por día (bpd), menos de una cuarta parte de los niveles vistos antes de 2011.