La ONU entrometida

3
1131

Por Mauricio Eduardo Colorado.-

Nos hemos enterado que la Organización de las Naciones Unidas ONU, ha pedido que se despenalice el aborto en El Salvador. La noticia aparece publicada como una noticia mas, cuando en realidad es un acontecimiento enorme, ya que semejante decisión, que pretende pasar desapercibida, como cualquier otra noticia, pese a que implica un verdadero crimen, -un asesinato- en cada  aborto de se cometa.

La propuesta de la ONU, pretende disfrazar la afrenta que la propuesta lleva al país, como una actividad normal, pese a que la finalidad es simplemente terrible: suprimir la vida de una persona que está en formación, pero que ya es una persona. El criterio de la ONU es simplemente alarmante, porque se trata de legalizar un asesinato, que no deja de serlo porque el ser humano agredido aún no ha salido del vientre materno.

Es como si dispusiéramos que a un anciano, por estar en una situación en la que ya no puede valerse por si solo, hay que deshacerse de él. Este tema se encuentra mezclado con otro relativo a la homosexualidad. Asociaciones de ciudadanos que sufren de esta anormalidad en su naturaleza sexual, y practican sexo con   del mismo sexo, han logrado escalar posiciones en la sociedad, a tal grado que ya son reconocidas como personas “normales” dentro de ciertas sociedades, y en algunas ocasiones, han logrado que sus gobiernos reconozcan lo que es una aberración, y autoricen “matrimonios” entre personas del mismo sexo.

Existen infinidad de casos en que se ha reconocido ese “estatus” en personalidades del mundo social, que se precian de haber roto las barreras convencionales, y se exhiben en público  con relativo orgullo, por haber superado las costumbres tradicionales y obsoletas, de las sociedades “decadentes” que no reconocen la nueva “moda”. Solamente para mencionar algunos casos, el famoso artista Ricki Martin,se ha casado una vez con su novio, se ha divorciado, y ha fijado fecha para casarse nuevamente con otro “novio” diferente, en nuevas nupcias. Otro caso es el de famoso Elton John, quien al igual que el personaje citado anteriormente, asiste a actos de la sociedad londinense y del mundo, con su “flamante” pareja.

En el mundo de los políticos también se conoce el caso de un Ministro de Relaciones  Exteriores de un país de  Europa, que viaja con su “pareja” (no sé si decir  esposo o esposa) a la cual se le deben conceder las atenciones pertinentes por esa calidad de acompañante del funcionario. En relación con este tema, en  nuestro país, el partido gobernante se ha negado a proteger a la población con una norma constitucional que rechace tan discutida situación, al negarse a reformar la Carta Magna, para eliminar la posibilidad de asegurar lo que creemos un retroceso en el desarrollo cultural de nuestro país.

Por mi parte, y por parte de muchos salvadoreños considero que avanzar sobre esas disposiciones sobre el aborto y otras disposiciones no deja de ser un nuevo intento de estas fuerzas políticas “sui Generis”, para doblegar a la sociedad y someterla a prácticas que a la larga son antisociales, para someterla y agraviarla  con leyes que su finalidad buscan mantener a la población bajo control, por las buenas o por las malas. Nuestro rechazo a tales manipulaciones, no tiene basamento en conceptos religiosos, aunque podamos coincidir con posiciones de iglesias mas o menos radicales sobre el tema.

Nuestro pensamiento, se sostiene y se fortalece bajo la fuerza de las leyes naturales, que también coinciden en mucho con las religiones monoteístas del mundo occidental. La Biblia, libro mas conocido y respetado por el judaísmo hasta la venida de Jesucristo, relata el castigo de las ciudades de Sodoma y Gomorra, por haber derivado sus costumbres en depravaciones vinculadas a practicas sexuales. Quienes creemos en un Dios, esperamos que nuestras instituciones resistan ante el asedio que la organización política mas importante a nivel mundial pretende realizar como favorable a la población.

Comments are closed.