Japón inició el vertido de agua acumulada en la central nuclear de Fukushima en el océano Pacífico

En medio de los cuestionamientos de China y organizaciones ambientalistas, Tokio avanzó con su proyecto que ya había recibido el visto bueno del Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU

0
249

Japón inició el jueves la descarga al océano del agua residual acumulada en la accidentada central nuclear de Fukushima en un plan defendido como seguro por Tokio y la agencia reguladora de la ONU, pero duramente criticado desde China.

La descarga de alrededor de 540 piscinas olímpicas de agua durante décadas en el Pacífico es un paso importante para desmantelar la central, todavía muy peligrosa doce años después de uno de los peores accidentes nucleares de la historia.

Un video en directo retransmitido por el operador de la planta TEPCO mostró a los ingenieros de la empresa trabajando en ordenadores mientras un responsable informaba, después de una cuenta atrás, que “se están abriendo las válvulas cerca de las bombas de trasvase de agua”.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU (OIEA), que dio el visto bueno al plan, supervisa este proceso que a su entender se adecua a “las normas internacionales de seguridad” y tendrá una impacto “insignificante en la población y el medio ambiente”.

El plan japonés ha sido cuestionado por China y algunas organizaciones defensoras del medioambiente. (REUTERS)El plan japonés ha sido cuestionado por China y algunas organizaciones defensoras del medioambiente. (REUTERS)

Antes de la puesta en marcha de la operación, una decena de personas se manifestaron junto a la planta nuclear y otro centenar en la sede de TEPCO en Tokio.

Es como lanzar una bomba atómica al océano. Japón es el primer país que fue atacado con una bomba atómica en el mundo y el primer ministro tomó esta decisión”, lamentó Kenichi Sato, de 68 años.

El Ministerio de Medioambiente chino también criticó el vertido como “extremadamente egoísta e irresponsable” y anunció que iba a “monitorizar y estudiar” el impacto en sus aguas. Beijing también decidió suspender todas sus importaciones de productos del mar procedentes de Japón

En Corea del Sur, otro vecino de Japón, el vertido ha provocado protestas y preocupación entre la ciudadanía, pero el gobierno respaldó el plan de Tokio, con quien estrecha lazos tras décadas de distanciamiento. Este jueves se registraron manifestaciones de protesta en Corea del Sur y más de diez personas fueron detenidas en Seúl por haber intentado entrar en la embajada de Japón.

De todos modos, el primer ministro Han Duck-soo urgió al gobierno japonés a “revelar información de la descarga de forma transparente y responsable durante los próximos 30 años”.

Por su parte, Corea del Norte instó a Japón a poner freno al vertido “de inmediato”, según un comunicado de su Ministerio de Relaciones Exteriores publicado por la agencia oficial norcoreano KCNA.

“Riesgo muy pequeño”

Tres de los reactores de la central Fukushima-Daiichi en el noreste de Japón se fusionaron después del fuerte terremoto y el tsunami que mataron a 18.000 personas en 2011.

Desde entonces, TEPCO ha recogido más de 1,3 millones de metros cúbicos, almacenados en 1.000 contenedores de acero, de agua contaminada de los refrigeradores, el subsuelo y de lluvia.

Según la empresa, su capacidad está al límite y necesita hacer espacio para quitar el combustible nuclear y los escombros de los reactores destruidos.

Más de 18.000 personas murieron luego del terremoto y el tsunami que se registró en la costa de Japón en 2011. (EFE)Más de 18.000 personas murieron luego del terremoto y el tsunami que se registró en la costa de Japón en 2011. (EFE)

TEPCO asegura que este líquido se sometió a un tratamiento para eliminar todos los radioisótopos a excepción del tritio, que se encuentra en niveles inocuos y más bajos de los que liberan las centrales nucleares operativas, incluido en China.

La mayoría de expertos y el OIEA respaldan este argumento.

“Cuando se libere en el Pacífico, el tritio se diluirá en un vasto cuerpo de agua y rápidamente llegará a un nivel de radioactividad que no difiere del agua de mar normal”, dijo Tom Scott, de la Universidad de Bristol en Inglaterra.

“Por lo tanto, supone un riesgo muy pequeño y el riesgo disminuye con el tiempo” porque “el nivel de tritio se reduce continuamente”, agregó.

Restricciones al sushi

Pero no todos coinciden. El grupo medioambiental Greenpeace aseguró que el proceso de tratamiento del agua es defectuoso y China y Rusia sugieren que el agua puede evaporarse y llegar a la atmósfera.

Durante los últimos días se registraron manifestaciones en rechazo a la medida tomada por el gobierno de Japón. (Europa Press/Wang Yiliang)
Durante los últimos días se registraron manifestaciones en rechazo a la medida tomada por el gobierno de Japón. (Europa Press/Wang Yiliang)

China acusó a Japón de tratar el Pacífico como una “cloaca” y, antes del inicio del vertido, prohibió las importaciones alimentarias desde 10 de las 47 prefecturas japonesas e impuso controles de radiación en el resto.

Hong Kong y Macao, ambos territorios semiautónomos chinos, hicieron lo mismo esta semana.

Los restaurantes de sushi en Beijing y Hong Kong ya padecen las consecuencias de estas restricciones.

“En torno al 80% de los productos de mar que usamos vienen de Japón”, explica a la AFP el restaurador Jasy Choi, que dirige un pequeño local en Hong Kong de comida nipona para llevar.

“Si más de la mitad de mis ingredientes importados de Japón están afectados, será difícil continuar operando”, lamenta el chef de 36 años.

Los analistas apuntan que China, aunque puede tener preocupaciones genuinas por la seguridad, también puede estar motivada por su rivalidad económica y sus complicadas relaciones con Tokio.

Por el contrario, el gobierno surcoreano, que está estrechando lazos con Japón, no ha presentado objeciones a pesar de la preocupación y las protestas de algunos ciudadanos.

Con información de AFP