Israel lanzará ofensiva en último bastión terrorista de Gaza

Benjamin Netanyahu confirmó que Israel lanzará una ofensiva en Rafah: “Ninguna presión internacional lo impedirá”

0
799

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó el domingo que las tropas israelíes proseguirán la ofensiva terrestre prevista en Rafah, en el sur de Gaza, último bastión del terrorismo de Hamas.

“Ninguna presión internacional nos impedirá alcanzar todos los objetivos de la guerra: eliminar a Hamasliberar a todos nuestros rehenes y garantizar que Gaza deje de suponer una amenaza para Israel”, declaró Netanyahu en una reunión de su gabinete en un vídeo difundido por su oficina.

“Para ello, también operaremos en Rafah”.

Sus comentarios se produjeron cuando se esperaba que se reanudaran las conversaciones en Doha para lograr una tregua en Gaza, donde Israel ha llevado a cabo una campaña contra los terroristas de Hamas durante más de cinco meses.

Los miembros del gabinete israelí tenían previsto debatir el “mandato” del equipo negociador a última hora del domingo, según informó la oficina de Netanyahu.

El primer ministro también tenía previsto reunirse con el canciller alemán, Olaf Scholz, de quien se esperaba que reiterara su advertencia contra una ofensiva terrestre en Rafah.

La mayoría de los 2,4 millones de habitantes de Gaza se han refugiado de bombardeos israelíes en la ciudad meridional, cerca de la frontera del territorio costero con Egipto.

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que ha respaldado a Israel durante la guerra, ha declarado que una invasión israelí de Rafah sería una “línea roja” sin planes creíbles de protección de la población civil.

Biden y Netanyahu durante una reunión en Tel Aviv el 13 de octubre de 2023 (Miriam Alster/REUTERS/archivo)Biden y Netanyahu durante una reunión en Tel Aviv el 13 de octubre de 2023 (Miriam Alster/REUTERS/archivo)

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró el viernes queWashington quería un “plan claro y aplicable” para Rafah que garantice que los civiles están “fuera de peligro”.

El director de la Organización Mundial de la Salud de la ONU, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hizo el viernes un llamamiento a Israel “en nombre de la humanidad” para que no lance un ataque contra Rafah.

La oficina de Netanyahu dijo el viernes que había aprobado el plan militar para una operación en Rafah, aunque no se ha dado un calendario.

Las elecciones “paralizarían” a Israel

Rafah es el último centro de población importante de Gaza que aún no ha sido objeto de un asalto terrestre en la guerra, desencadenada por el ataque sin precedentes de Hamas del 7 de octubre contra el sur de Israel.

Palestinos realizan la primera oración del viernes durante el Ramadán cerca de las ruinas de una mezquita destruida en Rafah. (REUTERS/Mohammed Salem)Palestinos realizan la primera oración del viernes durante el Ramadán cerca de las ruinas de una mezquita destruida en Rafah. (REUTERS/Mohammed Salem)

El ataque causó la muerte de unas 1.160 personas, en su mayoría civiles, según un recuento de AFP de cifras israelíes.

Hamas tomó unos 250 rehenes israelíes y extranjeros el 7 de octubre, e Israel cree que unos 130 de ellos permanecen en Gaza, 32 de ellos presuntamente muertos.

La campaña militar israelí ha matado al menos a 31.645 personas en Gaza, en su mayoría mujeres y niños, según según informes de propaganda del Ministerio de Sanidad del territorio gobernado por Hamas.

Netanyahu también criticó el domingo a “aquellos de la comunidad internacional que intentan detener la guerra ahora” lanzando “falsas acusaciones” contra Israel y su ejército.

Israel se ha enfrentado a constantes críticas por las víctimas civiles en Gaza, así como por la grave escasez de ayuda, que ha avivado el temor a una hambruna.

El jueves, el líder del Senado estadounidense, Chuck Schumer, pidió a Israel que celebrara nuevas elecciones, lo que provocó la airada respuesta del partido de Netanyahu, el Likud, que afirmó que Israel “no es una república bananera”.

Netanyahu dijo el domingo que unas nuevas elecciones “detendrían la guerra y paralizarían el país durante al menos seis meses”.

“Si detenemos la guerra ahora, antes de que se alcancen todos sus objetivos, significa que Israel ha perdido la guerra, y no lo permitiremos”.

Con información de AFP