Invención israelí que podría acabar con el dolor menstrual

0
1253

Muchos creen que Adán y Eva fueron depositados en la Tierra de Israel cuando los echaron del Jardín del Edén – y Eva fue maldecida con el dolor del parto – entonces sería apropiado si la Tierra de Israel es el lugar donde ese dolor fuera finalmente conquistado.

Y conquistado será, cree el equipo detrás de Livia, un nuevo invento llamado por sus creadores “el interruptor para apagar el dolor menstrual.”

Es una afirmación atrevida, pero para probarla, el equipo Livia ha llevado a cabo un audaz trabajo de comercialización – la distribución gratuita de productos Livia para que mujeres periodistas puedan probarla. Y los informes han sido muy favorables. Importantes publicaciones femeninas de todo el mundo, desde Cosmopolita a Seventeen a Glamour y todo lo que hay en medio – por no hablar de revistas y sitios de tecnología y electrónica de consumo – describen a Livia como “una tecnología que cambia la vida y que termina con los cólicos menstruales de verdad”; “Un invento genial que podría proporcionar un interruptor para apagar los cólicos”; y “el mejor portátil que he probado.”

Esas son palabras fuertes, pero los cólicos menstruales son una fuerza poderosa que ningún hombre puede conocer o entender. Sin embargo, es algo que las mujeres atraviesan de forma regular, con frecuencia mensualmente.

Según sus inventores, el director general Chen Nachum y su padre, el Dr. Zvi Nachum, el dispositivo Livia ofrece un alivio inmediato de los cólicos, y tiene una duración de hasta 15 horas con una sola carga, mucho más tiempo de lo que duran las pastillas contra el dolor.

Usar Livia no implica el uso de pastillas; el dispositivo utiliza tecnología de fisioterapia para bloquear los receptores del dolor a través de impulsos eléctricos. Basándose en la “teoría de control del ingreso” de los nervios (propuesta por primera vez en 1965 por Ronald Melzack y Patrick Wall), Livia transmite un pulso que mantiene a los nervios “ocupados”, de manera que los mensajes de dolor que deben ser aceptados por los receptores nerviosos y transmitidos al cerebro – que concluye que una mujer está con dolor – no lo hacen. Con esos mensajes perdidos en la transmisión, no hay sensación de dolor.

Según el profesor Kaplan Bari del Hospital Beilinson en Petah Tikva, que llevó a cabo un ensayo clínico del dispositivo, “más del 50% de las mujeres sufren de calambres menstruales primarios, para los que toman grandes cantidades de analgésicos. Livia utiliza un método de alivio del dolor que no implica el uso de drogas. La idea es cerrar las puertas de ingreso del dolor”. El dispositivo estimula los nervios, por lo que es imposible que el dolor pase. El método que utiliza Livia ha demostrado su eficacia en varios estudios clínicos”.

El dispositivo Livia es una caja cuadrada del tamaño de un iPod nano pequeño que la usuaria se sujeta al cinturón o lo deja en el bolsillo. Se adjuntan al dispositivo almohadillas de gel y dos electrodos, que la mujer coloca en áreas donde siente más dolor. Cuando ocurre un dolor, la usuaria enciende Livia – y unos pocos minutos más tarde, según la compañía, el dolor es cosa del pasado.

Tan popular ha sido Livia que el dispositivo está, a partir de ahora, financiado en el 548% en su campaña de IndieGogo. La solicitud original era de $50,000 – y a la campaña todavía le queda un mes.

“Con Livia, las mujeres de todo el mundo pueden tener un período más cómodo”, dijo el Director General de Livia, Nachum. “Sobre todo para las personas que buscan en alternativas holísticas en alimentos, medicinas y otras industrias, Livia es el paso natural a tomar con el fin de obtener alivio del dolor menstrual.”