INTERPOL no ubicará, ni capturará, a Cristiani por tratarse de una persecución política

No hay, ni habrá, ¨difusión roja" contra el exmandatario salvadoreño

0
366

Luego de la divulgación del Fiscal General de la República, Rodolfo Delgado, de que la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL), se niega a ubicar el paradero del expresidente Alfredo Cristiani, la Agencia Digital de Noticias (ADN) logró entrevistar a un funcionario de la Policía Internacional y confirmó que no hay, ni habrá, ¨difusión roja» contra el exmandatario salvadoreño.

Delgado informó en una entrevista televisada que las autoridades salvadoreñas habían dado aviso a INTERPOL para que intercediera con la ubicación de Cristiani, y que sin embargo, INTERPOL se negó hacerlo, pues las investigaciones en contra del exmandatario poseen implicaciones políticas.

Delgado aseguró que “En algunas de estas investigaciones nos han señalado de que son casos políticos, pero en realidad son investigaciones de naturaleza técnica, jurídicas (…) El problema es que hay actores políticos, los acusados son políticos, o al momento que realizaron los hechos eran políticos”.

Sin embargo, la fuente en INTERPOL, en la central de Lyon, Francia, asegura que el expresidente Alfredo Félix Cristiani Burkard fue investigado y librado de cargos por cualquier delito por el sistema judicial salvadoreño, las Naciones Unidas, la real Audiencia de España y toda acción legal internacional que ha averiguado si Cristiani tuvo que ver con delitos de «lesa humanidad».

Por otra parte, según la fuente, la Fiscalía General de la República salvadoreña ni siquiera ha presentado cargos por corrupción en ningún juzgado del país centroamericano contra Cristiani, por lo que no puede solicitar la persecución policial contra el exmandatario.

Según Delgado, el Ministerio Público ha entregado el material necesario a la Policía Internacional para que se pueda ejecutar la ubicación de Cristiani, pero la Policía Internacional ha hecho “valoraciones subjetivas”.

INTERPOL goza, históricamente, de fama de ser una herramienta para perseguir delincuentes, pero en este caso se trataría de una persecución política utilizada en una estrategia de propaganda preelectoral en El Salvador.

La FGR presentó el 5 de junio, un Dictamen de Acusación en contra de los imputados en el asesinato de los jesuitas.

Entre las acusaciones, destaca la del ex presidente Alfredo Cristiani, como autor intelectual de la muerte de los religiosos, una colaboradora y su hija, sin embargo, de acuerdo al derecho Internacional, nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito.

La supuesta investigación fiscal en el caso ha determinado que el expresidente Cristiani y el padre Ignacio Ellacuría, rector de la UCA de la época, sostuvieron varias llamadas telefónicas previo a la masacre, sin conocer que, o de que habrían hablado.

El Ministerio Público asegura tener más de 20 supuestos testigos, sin que se conozca de que hechos se trata.