Increíble fuga de dos presos de una cárcel de EE.UU.

0
892
La Clinton Correctional Facility en Dannemora (estado de Nueva York), cerca de la frontera con Canadá.

Con ayuda de herramientas eléctricas, dos asesinos condenados a cadena perpetua se fugaron de una cárcel de máxima seguridad excavando un túnel y dejando bultos en la cama para que pareciera que seguían dormidos.

Los dos hombres, de 48 y 34 años, incluso dejaron una nota con un “smiley”, el emoticón sonriente, así como una sola frase: “Que tengan un buen día”.

Richard Matt (l) & David Sweat (d).
Richard Matt (l) & David Sweat (d).

Cientos de policías buscaban este domingo (07.06.2015) a los prófugos con la ayuda de helicópteros y perros entrenados. La policía alertó de que ambos son extremadamente peligrosos. Los dos cumplían reclusión perpetua en celdas contiguas en la Clinton Correctional Facility en Dannemora (estado de Nueva York), cerca de la frontera con Canadá. Uno de ellos mató a otro hombre a golpes y el segundo a un policía a disparos.

La fuga se descubrió en la mañana del sábado en un recuento, después de que durante la noche varias rondas de los guardias no detectaran su ausencia, informa el New York Times. Los hombres habían hecho un agujero en la pared de acero posterior de sus celdas y consiguieron salir de la prisión a través de una intrincada red de túneles que los llevó hasta la tapa de una alcantarilla en la calle, por la que escaparon.

El gobernador de New York, Andrew Cuomo, supervisó personalmente los detalles de la fuga.
El gobernador de New York, Andrew Cuomo, supervisó personalmente los detalles de la fuga.

Por ahora se desconoce cómo obtuvieron las herramientas. La policía señaló que no procedían de la prisión y se está investigando si pudieron obtenerlas durante trabajos de reformas en la penitenciaría. El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que se acercó en persona a informarse de la fuga, habló de una “operación extraordinaria” y mostró en su cuenta de Twitter el agujero que habían hecho los dos reos.

Según la dirección de la cárcel, es la primera fuga que se produce desde la construcción de las instalaciones, en 1865, donde cumplen condena unos 3.000 hombres.