Inauguran el túnel más largo y profundo del mundo

0
665
Tren en el túnel de San Gotardo. De izquierda a derecha: el primer ministro de Italia, Matteo Renzi; el presidente suizo, Johann Schneider-Ammann; la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.

El túnel más largo y profundo del mundo,más que el del canal de la Mancha o el de Seikan en Japón, fue inaugurado hoy en Suiza: el túnel de San Gotardo, de 57,1 kilómetros de longitud y que discurre por debajo de 2,3 kilómetros de roca (en su punto más profundo), une el norte y el sur de Europa en un recorrido a través de los Alpes de apenas 20 minutos. “¡Qué pasen los trenes!”, dijo el presidente suizo, Johann Schneider-Amman, en las cuatro lenguas nacionales (alemán, francés, italiano y romanche), al dar a señal de partida a los dos primeros trenes que entraron por ambos extremos de la obra.

060116-tunel-

La colosal infraestructura ferroviaria reducirá el tiempo de tránsito por uno de los ejes de transporte más importantes de Europa, por el que circulan cada año 26 millones de toneladas de mercancías. De esa cifra, el 80% es carga en tránsito por Suiza, lo que evidencia la importancia para el comercio europeo de esta nueva vía férrea para trenes de alta velocidad.

El esfuerzo y la gran inversión financiera costeada enteramente por Suiza -cerca de 11.000 millones de euros- han sido reconocidos mediante la presencia del presidente de Francia, François Hollande; la canciller alemana, Angela Merkel, y del primer ministro de Italia, Matteo Renzi, pasajeros en uno de los primeros trenes que cruzó el túnel al inicio del periodo de explotación de prueba.

El inicio de la explotación comercial plena está previsto para el 11 de diciembre próximo. Como comparación, el túnel de San Gotardo de circulación vial, que une desde 1980 las localidades suizas de Göschenen y Airolo a través de los Alpes, tiene una longitud de 15 kilómetros y es utilizado cada año por cinco millones de coches y 900.000 camiones. El nuevo conducto discurre por debajo de antiguo túnel ferroviario, operativo desde 1882.

060116-tunel-2

La inauguración ha constado de dos ceremonias simultáneas a cada extremo del túnel. La del lado norte tuvo lugar en la localidad de Erstelfd (cantón de Uri), donde Schneider-Amman pronunció un discurso. Del otro lado, en Polleguio (cantón del Tesino), la ministra de Medio Ambiente, Transporte y Energía, Doris Leuthard, hizo lo propio.

En los actos participaron 1.100 invitados oficiales y un número similar de ganadores de un concurso para viajar en los trenes, además de cientos de empleados del túnel, técnicos y artistas. La seguridad fue extrema, con alrededor de 2.000 militares movilizados.

CIFRAS DE RÉCORD
El túnel tiene una longitud de 57,1 kilómetros y una profundidad máxima por debajo de la roca de 2.300 metros, una proeza técnica que requirió 17 años de trabajos.

Se han extraído del macizo 28,2 millones de toneladas de piedra.

Se han instalado 290 kilómetros de vía y 380.000 traviesas.

En total han trabajado 2.400 obreros repartidos en tres turnos durante las 24 horas del día y siete días por semana, quienes tuvieron que soportar temperaturas de hasta 50 grados centígrados debajo de la tierra.

En total, considerando las pasillos y galerías de aireación y de seguridad, la extensión de la obra es de 152 kilómetros.

El nuevo enlace ferroviario permitirá la circulación diaria de 325 trenes, de los que unos 260 podrán ser de carga y 65 de pasajeros.

Los primeros podrán alcanzar una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora, mientras que los segundos circularán a una velocidad media de 200 kilómetros por hora, aunque podrán llegar a los 250 kilómetros por hora.