Hamás impide la evacuación de civiles al sur de Gaza

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) denunciaron que el grupo terrorista islámico Hamás está instalando barreras para detener la evacuación de civiles hacia el sur de la Franja de Gaza, tras la instrucción de Israel de evacuar la parte norte del enclave

0
294

«Hamás está instalando barricadas y barreras para evitar que los gazatíes se vayan», dijo el portavoz militar, contraalmirante Daniel Hagari, durante una conferencia con periodistas.

«Estamos recibiendo información de que Hamás está intentando evitar la evacuación, para usar a civiles como escudos humanos», agregó Hagari.

Según apuntó, el grupo terrorista palestino, que comparte en gran medida la ideología del Estado Islámico, busca mantener población civil sobre su infraestructura militar, incluyendo túneles.

Las FDI denunciaron además que Hamás utiliza «edificios civiles con fines militares», incluyendo techos de edificios residenciales en Gaza para lanzar drones hacia Israel.

Estas declaraciones llegan mientras continúa un fuerte intercambio de fuego en la zona y poco después de que el grupo islamista transmitiera a la población del enclave que la instrucción israelí de trasladarse hacia el sur se trata de «falsa propaganda para crear confusión entre los ciudadanos» e instruyera a la población a «no hacer caso».

Poco antes de la medianoche, Israel indicó a organismos de las Naciones Unidas que la población del norte de Gaza debía evacuar el norte de la Franja en un plazo de 24 horas.

Las FDI no confirmaron el plazo límite para la evacuación, mientras que el portavoz militar reconoció que «entienden que no tomará 24 horas», destacando además que intentarán que el traslado de la población se lleve a cabo «de forma segura».

«Es una zona de guerra, estamos intentando darles tiempo», agregó.

La orden israelí de evacuación aplica también a aquellos civiles que han sido refugiados en escuelas y centros de salud de la ONU, precisó el portavoz del secretario general del organismo, Stéphane Dujarric.

La ONU considera que una evacuación de esas proporciones es «imposible» sin que tenga «consecuencias humanitarias devastadoras», según alertó el portavoz.

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), anunció este viernes que ha «reubicado su centro de operaciones central y su personal internacional a una ubicación en el sur de Gaza para continuar sus operaciones humanitarias y apoyo al personal y a los refugiados palestinos en la Franja de Gaza».

«La UNRWA insta a las autoridades israelíes a proteger a todos los civiles en los refugios de la UNRWA, incluidas las escuelas. Son instalaciones de la ONU. Deben estar protegidos en todo momento y nunca deben ser atacados de conformidad con el derecho internacional humanitario», agregó el texto, firmado por la directora de comunicaciones de la organización, Juliette Touma.

Consultado por la cuestión de los hospitales, el portavoz de las FDI dijo que están haciendo «todo lo posible para no dañar sitios sensibles como hospitales» y defendió que las tropas saben «exactamente qué es lo que están atacando».

Según informó hoy Naciones Unidas, los desplazados dentro de Gaza alcanzan ya las 423.000 personas, mientras el acceso a alimentos y servicios esenciales -sanitarios, de agua o saneamiento básico- están a punto de colapsar por la falta de suministro eléctrico y el cerco total israelí que impide la entrada de productos al enclave.

Por ahora no se logró abrir un corredor humanitario hacia Egipto ni una zona tapón dentro de Gaza para proteger a la población civil. Las autoridades egipcias hicieron ambas propuestas, pero la primera fue rechazada por Hamás y la segunda por Israel, que se niega también a levantar el duro cerco impuesto sobre Gaza.

Según Hamás, que controla el Ministerio de Salud de la Franja de Gaza, al menos 1.572 personas han muerto en ese enclave costero desde el comienzo del sábado, tras un ataque sorpresa, seguido de una feroz masacre de civiles, perpetrado por los islamistas que dejó más de 1.300 muertos en Israel.

A estas cifras se suman 1.200 muertos entre los terroristas de Hamás abatidos en los combates con las fuerzas de seguridad en territorio israelí, y más de 150 personas secuestradas en Israel y llevadas a la Franja como rehenes.

Con información de Aurora