Hamás amenaza con ejecutar a un rehén por cada ataque de Israel contra Gaza

0
275

‘La ejecución será de rehenes civiles, no militares, y se transmitirá en línea’, asegura el portavoz de las brigadas Al Qasam, brazo armado de Hamás

El grupo islamista palestino Hamás advirtió este lunes de que comenzará a ejecutar a un rehén, de los más de 100 que se calcula tiene capturados, por cada bombardeo de Israel sin aviso previo sobre la Franja de Gaza, una amenaza que llega justo cuando las autoridades israelíes han anunciado que no recurrirán obligatoriamente a esas alertas que solía emitir antes de una operación militar.

Antes del lanzamiento de las bombas, las fuerzas israelíes avisaban a los habitantes de una zona mediante mensajes de texto, llamadas telefónicas o el “golpe de techo”, una pequeña detonación sobre el edificio objetivo

“Cualquier ataque contra casas inocentes en Gaza sin previo aviso y alerta se enfrentará a la ejecución pública de un rehén”, afirmó en un comunicado Abu Obeida, portavoz de las brigadas de Al Qasam, brazo armado de Hamás. “La ejecución será de rehenes civiles, no militares, y se transmitirá en línea”, agregó.

“Se va a utilizar (el aviso) en determinadas circunstancias”, pero “Israel ya está evacuando a la mayoría de la población (de Gaza) de las zonas terroristas y está atacando allí”, explicó una fuente militar citada por el diario The Times of Israel, y citada por EFE.

El dirigente de Hamás, Musa Abu Marzuk, aseguró el domingo que las milicias del grupo han apresado a más de un centenar de rehenes en la ofensiva del sábado contra territorio israelí, durante la cual dispararon, masacraron y secuestraron a civiles en una veintena de comunidades colindantes con Gaza.

“Nuestro objetivo es lograr la liberación de todos los presos palestinos y jordanos que están encerrados en las cárceles israelíes”, afirmó en una entrevista con la cadena de televisión jordana Roya.

De acuerdo con cifras oficiales, los muertos en Israel ascienden ya a más de 1.000 tras al brutal ataque de Hamás por tierra, mar y aire del sábado, mientras que los fallecidos en la Franja de Gaza suman más de 560, en el tercer día de enfrentamiento entre Israel y las milicias palestinas

El Ministerio de Sanidad de Israel ha confirmado que los heridos llegan a 2.506, entre ellos 376 en estado grave, por la agresión de las milicias palestinas y el lanzamiento de más de 4.400 cohetes desde el enclave, aunque la mayoría han sido interceptados.

En Gaza, los heridos son 2.900, según el último recuento de su Ministerio de Sanidad, que desde ayer sufre intensos bombardeos por parte de la aviación israelí, que ha atacado numerosa infraestructura civil y edificios residenciales.

Hamás aseguró que los bombardeos han provocado la muerte de al menos cuatro rehenes israelíes, del centenar de secuestrados.

“Los bombardeos de la ocupación durante la noche y hoy en la Franja de Gaza provocaron la muerte de cuatro prisioneros enemigos y el martirio de quienes los mantenían cautivos”, dijo Ay Ubaida, portavoz de las Brigadas de Al Qasam, brazo armado de Hamás.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, anunció este lunes que ordenó el bloqueo total de la Franja de Gaza, lo que significa que el enclave palestino quedará “sin suministro de electricidad, alimentos y combustible”, como medida de represalia en esta guerra.

“He dado una orden: Gaza estará bajo un cierre total. Estamos luchando contra terroristas bárbaros y responderemos en consecuencia”, indicó el ministro.

El Ejército de Israel confirmó recientemente que ha recuperado el control en todas las áreas tomadas hace dos días por las milicias, pero advirtió de que todavía pueden quedar “terroristas” escondidos en ellas, con los que ha habido “intensos intercambios de fuego”.

Israel se declaró el sábado en estado de guerra, después de que Hamás lanzara un ataque múltiple, por tierra, mar y aire, que tomó al país por sorpresa, de una escala sin precedentes, con el lanzamiento de cohetes e incursiones terrestres en suelo israelí, donde han matado y secuestrado a decenas de ciudadanos.