Gabinete de Seguridad no tiene claro cuantos pandilleros hay en El Salvador

Las máximas autoridades de Seguridad ofrecen cifras contradictorias sobre el número de pandilleros existentes en El Salvador

0
1087

Miembros del gabinete Seguridad del presidente Nayib Bukele no se ponen de acuerdo en el total de personas integradas a las maras y sus colaboradores.

Voceros y el mismo presidente de la República aseguran que la medida se mantendrá hasta que esté tras las rejas el último pandillero.

La duda de cuantos pandilleros hay en el país surge cuando el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Gustavo Villatoro, durante una comparecencia en el programa de entrevistas “Frente a Frente”, de la Telecorporación Salvadoreña (TCS), dijo que hay arrestados poco más de 66 mil 400 delincuentes y que aún faltaba un 35 por ciento por capturar.

Villatoro sostuvo que sus cifras solo se refieren a los miembros de las estructuras criminales y no a aquellas personas que tendrían un cargo de “colaborador”, en lo que podría tratarse de una persecución sin fin a la vista.

“Miembros nos hacen falta un 35 por ciento del registro que nosotros tenemos, base social hay…puede ser que ese no estaba dentro de los 76 mil 600 que nosotros teníamos”, sostuvo.

Hace un mes, el ministro de la Defensa, Francis Merino Monroy, aseguró que faltaba detener a unos 30 mil pandilleros, mientras en noviembre de 2022, el subdirector de la Policía Nacional Civil, David Reyes Palacios, declaró ante el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas que en El Salvador hay al menos 118 mil integrantes de las maras.

Las estimaciones indicaban que eran más de más de 77 mil los miembros de pandillas de la MS-13, unos 21 mil miembros de los “18 sureños; y “más de 20 mil miembros” de los “18 revolucionarios”, lo cual haría un aproximado de 118 mil integrantes de esos grupos.

Al cumplirse el primer año del régimen de excepción no está claro cuántos pandilleros hay ni cuando culminará la suspensión de garantías constitucionales, algo que el gobierno dice depende del «último pandillero tras la rejas».