Fuertes bajas en las bolsas europeas tras la segunda devaluación del yuan chino

0
1299

Los mercados sufrieron bajas de hasta 3,4% tras la nueva depreciación de la moneda del gigante asiático. Todos los índices continentales quedaron en rojo. Tokio y Wall Street también sintieron el sacudòn.

Las principales bolsas europeas registraban pérdidas este miércoles, arrastradas por la segunda devaluación en dos días de la moneda china. A las 15:30 horario GMT el CAC-40 de París perdió 3,40%; el DAX 30 de Frankfurt cayó 3,27%; la Bolsa de Milán descendió el 2,86%; el Ibex 35 de Madrid retrocedió 2,44%; y el Footsie 100 de Londres sufría un declive del 1,40 por ciento.

A su vez, Wall Street perdía más del 1% este miércoles por segunda jornada consecutiva, con el índice Dow Jones cayendo a su nivel más bajo en seis meses.

El promedio industrial Dow Jones caía 217,57 puntos, equivalente al 1,25%, hasta quedar en las 17.190,55 unidades; el S&P 500 perdía 24,63 puntos, o un 1,18%, para ubicarse en las 2.059,44 unidades; y el Nasdaq, en tanto, bajaba 66,04 puntos, o un 1,31%, llegando a las 4.970,75 unidades.

Mientras tanto, el referencial paneuropeo FTSEurofirst 300 caía el 2,69%, mientras que el índice de “blue-chips” de la eurozona Euro STOXX 50 retrocedía 3,21 por ciento. El FTSEurofirst había recortado sus utilidades el 1,7% durante la jornada anterior.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó a un mínimo en dos semanas después de la decisión del banco central de China, avivando las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento en la segunda economía más grande del mundo.

El Nikkei retrocedió un 1,6 por ciento, a 20.392,77 puntos, alcanzando su nivel más bajo en dos semanas y anotando su mayor caída en más de un mes.

Nueva devaluación

China depreció el valor del yuan respecto al dólar por segundo día consecutivo este miércoles, generando preocupación en los mercados financieros de todo el mundo ante la expectativa de que el precio de la divisa pueda seguir cayendo.

La tasa establecida para la cotización del yuan frente al dólar bajó 1,62% a 6,3306, desde un nivel de 6,2298 en la jornada anterior, informó en un comunicado publicado en su página web el Banco Central de China.

Éste es el segundo recorte consecutivo del precio del yuan frente al dólar, con lo que la moneda china suma en la semana una devaluación de 3,5 por ciento.

Sin embargo, el emisor chino desestimó la posibilidad de que haya una devaluación continua de la divisa. Ésta es la mayor devaluación desde que China estableció en 1994 el sistema moderno de flotación de la moneda.

La caída de la moneda es percibida como una forma de ayudar a las exportaciones, haciéndolas más competitivas, en un momento en que la economía sufre una desaceleración. No obstante, el Banco Central defiende que es parte de una reforma del sistema cambiario, para acercarlo más al mercado.

La economía china creció en 2014 un 7,4%, su peor resultado en casi un cuarto de siglo, y durante 2015, la desaceleración ha sido aún más marcada, con una expansión de 7% en el primer semestre, aunque estas cifras están en línea con los objetivos del Gobierno.

Las autoridades chinas mantienen un estricto control del precio de la moneda, pero han realizado varias promesas de que van a liberalizar el mercado.

Alemania, doblemente afectada

Además de la fuerte caída en el precio de las acciones que cotizan en la bolsa de Frankfurt, la rentabilidad de los bonos alemanes a dos años cayó a un mínimo histórico el miércoles luego que China permitió que el yuan se depreciara bruscamente por segundo día consecutivo, desatando temores sobre el crecimiento mundial.

Los inversores buscaban refugio en la deuda soberana de máxima calificación, como los bonos de referencia alemanes y sus equivalentes en los Estados Unidos, aún cuando estos activos podrían ser los más vulnerables si la Reserva Federal opta por subir las tasas de interés en septiembre.

“Estamos viendo una huida del riesgo, con la preocupación de que China empañe las expectativas de inflación y lleve a una nueva evaluación de si la Fed subirá las tasas de interés en septiembre”, dijo el estratega de Commerzbank, David Schnautz.

Los rendimientos de la deuda germana a dos años anotaron un nuevo mínimo histórico de un -0,288%, mientras que sus equivalentes estadounidenses tocaron un mínimo en un mes de un 0,633 por ciento.

Standard & Poor’s, a favor de la devaluación

“La sorpresiva decisión de China de dar más flexibilidad a su tasa de cambio es razonable y no parece ser el comienzo de una guerra de divisas ni un intento de reavivar el crecimiento”, dijo el miércoles S&P en un comunicado.

Para Standard and Poor’s la depreciación del yuan es “más una reforma estructural que una devaluación en busca de competitividad” y apunta a mejorar el funcionamiento del mercado; como dice Pekín.

La decisión china es también parte de su intención de ajustarse a las condiciones necesarias para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluya al yuan en la cesta de monedas en la que basa sus “derechos especiales de giro”; un activo de reservas internacionales basado actualmente en el dólar, el euro, la libra y el yen.

S&P rechazó el argumento de que la devaluación fue impulsado para fomentar las exportaciones y darle así vigor al crecimiento chino. Eso “no nos parece convincente”, dijo Paul Gruenwald, economista jefe de S&P para la región Asia-Pacífico.

“Las exportaciones están más en función de la demanda externa y la tasa de cambio tiene un rol secundario. No hay razones para que esa relación haya cambiado”, dijo.

El calendario de la devaluación es “oportuno porque China ahora puede decir que adoptó una tasa de cambio más dictada por el mercado; cosa que le reclamaban el FMI y el departamento del Tesoro” de Estados Unidos, dice la nota de la agencia S&P.

El FMI elogió la nueva orientación cambiaria de Pekín. Un portavoz de la entidad la consideró “un bienvenido paso para permitir a las fuerzas del mercado tener un mayor papel en la fijación de la tasa de cambio”.