Fiscalía decide procesar a ex fiscal Diego Balmore Escobar y al periodista Laffite Fernández

0
1522

La fiscalía general de la república decidió este día presentar requerimiento penal contra el ex presidente Mauricio Funes Cartagena, así como en contra del ex fiscal Diego Balmore Escobar Portillo y del ex periodista de origen costarricense Lafitte Fernández, a quienes se acusa de haber revelado un documento de Reporte de Operaciones Sospechosas, ROS, con el afán de perjudicar al fallecido ex presidente salvadoreño Francisco Flores.

información subida a la página twitter de la FGR no dice si el ex fiscal Escobar Portillo y Laffite Fernández se encuentra detenidos o no. Como se sabe, Funes se encuentra gozando de protección oficial en Nicaragua a donde pidió asilo político desde hace dos años.

En los círculos judiciales se dice que con la decisión de procesar a Escobar Portillo y a Fernández, Douglas Meléndez busca evitar ser procesado por el delito de omisión.

Los tres imputados serán acusados por los delitos de Revelación de Hechos, Actuaciones o Documentos Secretos por Empleado Oficial, Art. 324 del Código Penal en perjuicio de la Administración Pública.

El ex fiscal Diego Balmore Escobar Portillo es abogado de Matteo Pasquales y Franco Pacetti, señalados por la Real Policía Montada de Canada, de ser integrantes de la mafia italo-canadiense. También ha sido señalado como el cabecilla del crimen organizado al interior de la Fiscalía General de la República desde donde se dedicaban a “fabricar” e “inventar” “pruebas” para el montaje de juicios contra supuestos enemigos del fiscal saliente Douglas Meléndez. No se sabe a ciencia cierta pero se asegura que Escobar Portillo también es abogado de Adolfo, fito, Salume.

Entre los casos más resonantes donde Diego Balmore Escobar Portillo ha “inventado” o fabricado pruebas figura el conocido como Rais-Martínez y también el caso contra el ex presidente Mauricio Funes Cartagena. En un principio se ha dicho que Escobar Portillo, luego de hacerse público el caso del ROS, se mantenía escondido en una hacienda, propiedad de Fernádez, en Costa Rica.